“Voy a hacer la primera película de mechas de Occidente… mostrando lo viejos y obsoletos que son” —Guillermo del Toro

Poster de Titanes del Pacífico

Análisis de Pacific Rim (Titanes del Pacífico) de Guillermo del Toro

Kaiju, monstruos gigantes que bien podrían ser parientes incómodos de Godzilla (parientes incómodos porque Godzilla no los valora lo suficiente como para contratarlos en sus películas), comienzan a invadir la tierra a través de una fisura en el océano pacífico, y la respuesta de los ejércitos de la tierra es crear enormes robots piloteados del tamaño de los mismos kaiju (conocidos en la cultura popular como mecha) para detenerlos.

Ahora, imagino que la creación del primer mecha hubiera sido un buen concepto para la primera película de mecha de Occidente, pero esperen, aún no salimos del prólogo…

Aparentemente un cerebro humano es incapaz de soportar la carga psíquica de controlar un robot gigante, porque… no se por qué… pero el punto es que pronto se descubrió que se necesitaban dos personas conectadas neuronalmente entre ellas para que cada uno de los pilotos sólo tuviera que utilizar uno de sus lóbulos, porque, ¿es preferible que se te fría medio cerebro al cerebro completo?

La forma en la que se llegó a este descubrimiento, y la primera vez que se implementó, hubiera sido una buena historia, ¿pero qué creen? ¡Seguimos en el prólogo!

Resulta que a pocos años de su introducción, los Jaegers (de esa forma le llama la película a sus mecha) se han vuelto incapaces de detener la amenaza de los kaiju, y los gobiernos del mundo han decidido crear altas paredes en las costas (que los kaiju podrían simplemente saltar), deteniendo la producción de los mecha. Y es aquí donde finalmente comienza la primera película de mecha de Occidente, presentándolos como inútiles máquinas obsoletas.

Gipsy Danger en Titanes del Pacífico

Miren ese enorme e imponente…pedazo de chatarra obsoleta…

¿Recuerdan cómo después de Star Wars comenzaron a surgir películas del espacio, y después de Lord of the Rings fantasías épicas? ¿Recuerdan todos los filmes de mecha que se estrenaron en Hollywood después de Pacific Rim? ¿No lo recuerdan? Bueno, eso fue porque no hubo tales.

¿A qué voy con esto? A pesar de que Pacific Rim cuenta con un pequeño grupo de apasionados fans, la película fue un fracaso. ¡Transformers, considerada por los críticos como una de las peores sagas de todos los tiempos, lleva 5 películas en su haber! Y Pacific Rim con trabajos obtuvo los fondos para su secuela, lo que no es de extrañar considerando que en Estados Unidos apenas consiguió recuperar la mitad de su presupuesto; los chinos, uno de los pocos mercados en los que sí tuvo éxito, terminaron financiándola.

¿Por qué el concepto no tuvo éxito? Supongo que se podría teorizar que en Occidente, a diferencia de las historias de samurai espaciales (Star Wars) y mágicas criaturas medievales con batamantas (Lord of the Rings), el concepto de robots gigantes piloteados resulta demasiado absurdo. Eso… o se podría aceptar la explicación más sencilla de que del Toro cometió errores tan grandes que impidieron que el concepto despegara. El primero, y del cuál ya he hablado, introducir en su historia a los mecha como algo obsoleto, como una herramienta que se puede pasar a un segundo plano.

Stacker Pentecost en Titanes del Pacífico

“Pues… parece que mi robot quedó completamente destrozado, pero es una simple herramienta que quedará reparada para la siguiente toma, así es que supongo que no tiene verdadera importancia”.

Así es que considerando que el fracaso de Pacific Rim no implicó el fracaso de una película individual, sino de la introducción a Occidente de un género tan popular en Oriente, en vez de reseña, este artículo será un análisis de los elementos que llevaron a dicho fracaso:

2- Se intentó resumir cuatro décadas de género mecha en un par de minutos.

(Número dos porque el número uno ya se expuso anteriormente). La mayoría de series de mecha le dedican la introducción de la historia al encuentro inicial del protagonista con el super robot, y gran parte de la trama a que, tanto el público como el protagonista, descubran el pasado, funcionamiento, pero más importante, la forma en la que el mecha cambiará su vida, las posibilidades que le abre esta máquina milagrosa con la que él tiene un lazo especial. En un país como Japón, todo esto se podría dejar de lado, ya que los nipones tienen décadas de experiencia en el tema, ellos entienden perfectamente bien cómo un mecha le cambia la vida a una persona; sin embargo, para Occidente es importante pasar por este proceso para entender por qué un mecha es importante, por que qué es algo más que un vehículo o un arma.  Considerando lo anterior, ¿es de extrañar que los países donde tuvo más éxito la película fueran China y Japón?

3- El protagonista se aleja mucho del arquetipo de piloto de mecha.

Los pilotos de mecha suelen ser inadaptados y debiluchos adolescentes. Son tan pusilánimes, que a los fans del género les encanta hacer memes acerca de lo peleles que son. Sin embargo, los guionistas no escriben a los personajes así por casualidad (aunque quizá algunos se estén proyectando), la debilidad del protagonista hace contraste con la fuerza sobrehumana del mecha. Sin el mecha el protagonista es un ser humano incompleto, pero con el robot gigante que sólo él puede pilotear, de repente se vuelve especial, relevante, funcional. El mecha tiene forma humanoide porque más que un vehículo es una extensión de su piloto.

¿Quién no se pudiera identificar con esa sensación de impotencia, con la necesidad de obtener algún objeto o logro para sentirse especial?

Es claro que del Toro, en algún rincón de su inconsciente, entiende lo anterior, porque su piloto menciona la sensación de poder que le brinda su Jaeger y lo inútil que es sin él. Eso… mientras con acciones demuestra una enorme fuerza y carácter que nos hacen pensar que aún sin un robot gigante el tipo tiene la capacidad para derrotar a un kaiju a golpes…

Si el protagonista es demasiado capaz, el mecha deja de ser necesario a un nivel emocional, por lo que pasa a un segundo plano, se vuelve una simple herramienta.

Raleigh Becket en Titanes de Pacífico

“Claramente soy un chico mediocre sin talento para los deportes… no dejen que mi imponente físico y mis constantes hazañas atléticas los convenzan de lo contrario”.

4- La conexión neuronal entre los pilotos.

Aunque superficialmente se ve como una idea creativa, el concepto de la conexión entre pilotos es muy, muy, pero MUY, estúpida.

Ya mencioné anteriormente la importancia de la relación entre el piloto y el mecha, cómo sin el mecha el protagonista es un ser impotente e incompleto, cómo el mecha le da significado a su vida. Bueno, con el concepto del drifting, el piloto ya no necesita tener un lazo emocional con el mecha, porque tiene a otro ser humano con quién generar tal lazo; no es el mecha, sino el copiloto quien lo complementa. Con eso, el mecha pasa a segun… ¡que digo segundo! ¿Ya vamos en un tercer, cuarto plano?

Pilotos en Titanes del Pacífico

“¡Qué bueno que te tengo a mi lado, hermano, sería terrible el tener que desarrollar una relación emocional con este pedazo de chatarra”.

Es claro que el tema de Pacific Rim no son los mecha, del Toro le da más importancia a la relación entre los personajes. Sin embargo, la relación entre los personajes también resulta superficial, sus conexiones se limitan a resaltar un momento traumático de sus vidas, sin explorar sus deseos y motivaciones a un nivel más integral, por lo que difícilmente podría decir que el tema es la familia o las relaciones personales (para una historia de “mecha” que explora bien las relaciones entre los pilotos, recomiendo Darling in the Franxx).

Entonces, ¿cuál es el tema de la película? Creo que el punto de la cinta es el tomar un elemento de fantasía e intentar desenvolverlo de una forma original (lo que básicamente resume la obra completa de del Toro), y en este caso en específico, esa creatividad estuvo mal enfocada y falló, falló terriblemente en lo principal que debió haber hecho, introducir al mecha como parte de la cultura popular en Occidente. Y a pesar de que es una película con mucha acción y una cinematografía competente (demasiado oscura para mi gusto), los personajes poco carismáticos y el vacío emocional que presentan (extraño para una película del director) no la dejan resaltar. Por eso, y por básicamente ponerle una lápida al género en Hollywood (digo “básicamente” porque los chinos lo están intentando salvar) se lleva una marmota que a pesar de ser protagonista en una película de marmotas, pasa a segundo plano, de cinco.

Una marmota


Déjanos un comentario a travéz de facebook