Antes de Mujer Maravilla, en pantalla ya teníamos a Xena

Internet está vuelta loca con la Mujer Maravilla. La película no lleva ni una semana en cartelera y ya abundan comentarios que la alaban, y no únicamente por su calidad fílmica (¡y vaya que al tiene!), sino por la forma tan positiva y “revolucionaria” (esa es la palabra clave) en la que se muestra a un personaje femenino.

Y es verdad que esta caracterización de Diana Prince se equipara a las mujeres más rudas del cine, como Alice de la saga Resident Evil y Ellen Ripley de Alien… pero… ya existía una princesa guerrera  que hacía prácticamente todo lo que hace Wonder Woman, ¿y saben qué? Lo hacía mejor.

Xena la princesa guerrera

Antes de Mujer Maravilla, en pantalla ya teníamos a Xena

Xena parecía más amazona.

Gal Gadot ganó cerca de 8 kilos de puro músculo para el papel, y eso es un gran logro. En serio, para una persona de complexión delgada y su estructura osea, aún con entrenadores personales y nutriólogos de Hollywood, ganar 8 kilos de músculo es enorme. El detalle está en que el resultado sigue apegándose muy convenientemente a los estándares estéticos de la industria de la moda. ¿Y no se supone que estamos en un tiempo que precisamente cuestiona esos estándares?

Gal Gadot

Gal Gadot se apega tanto a los estándares de belleza, que además de ser modelo para distintas marcas, fue Miss Israel.

En contraste, Xena era una mujer grande, musculosa y de espalda amplia… o por lo menos eso es lo que la serie nos quería hacer pensar. De hecho, el físico de Lucy Lawless no es tan diferente al de la Gal Gadot de hoy en día (sí era más gruesa, pero no por tanto), sin embargo, el vestuario, las tomas hacia arriba y hasta el elenco (elegían a puro chaparrito que se parara a su lado) estaban planeados para que Xena se viera como una mujer especialmente grande. Y el hecho de que una mujer grande fuera deseable, sobre todo cuando la trama así lo requiere, me parece preferible a pensar que en toda época y escenario las mujeres deben parecer modelos de pasarela, ¿no creen?

Xena era sexualmente más libre.

No estoy diciendo que cinemarmota apoye el libertinaje sexual (Liga de la Moralidad, no llenen nuestra bandeja de correo, por favor), pero me parece curioso que viviendo en un mundo en el que el movimiento LGBT ha triunfado en varios países, Xena, una figura de hace dos décadas, siga siendo relevante, y hasta progresista.

En la película de Wonder Woman, se menciona que Diana ha leído los 12 tomos completos de los tratados de Clito sobre el placer, lo que la muestra como una mujer sexualmente desenvuelta. Bueno, Xena pudo haber escrito unos 24 tomos de esos.

Xena y Gabrielle

Ey, ey, ey, cuidado con esas miraditas, recuerden que están en la tele y las estamos viendo… ¬¬

Además, no se si estaba muy chico, o sencillamente no existían las redes sociales para compartir opiniones de manera tan abierta, pero no recuerdo que en los 90’s hubieran críticas negativas sobre la sexualidad de Xena, por más que en la serie se infería que era bisexual (tanto que se volvió una bandera para algunos grupos lésbicos), siento que lo tomábamos como algo natural (lo que precisamente se busca en la actualidad)… aunque quizá se debía a que la gente estaba más preocupada por las tendencias genocidas del personaje que por sus tendencia homosexuales.

La moralidad de Xena era más auténtica y personal que la de Diana.

Mientras Diana aprendió su código moral en una isla protegida del resto del mundo, donde me imagino que hasta unicornios cabalgaban por sus praderas, Xena lo tuvo que aprender a la mala, a prueba y error.

Xena

“¡Sangre, muerte y destrucción! ¡Aaaalalalalalalala!”

Xena necesitó ser traicionada, torturada, lisiada, traicionada otra vez, torturada otra vez… y torturada otra vez… hasta que llegó a su propia conclusión de que un mundo de paz era preferible a un mundo de muerte, ella creó su propio código moral. Y eso la vuelve un personaje más humano, porque nosotros no nacimos en islas protegidas del resto del mundo, ¿y quién no, en alguna ocasión, ha cuestionado su código moral? Lo que me lleva al último punto…

Xena es más humana.

Xena comete errores, errores muy graves con terribles consecuencias, porque al final del día, Xena es una persona egoísta, envidiosa, quien sin embargo, lucha contra si misma y su entorno para llegar a ser una persona buena, intentando descubrir, a cada paso, qué es lo correcto.

En cambio, Diana ya tiene todas las respuestas, ella es pura justicia, bondad, verdad, Diana es perfección. ¿Y saben qué? No hay nada más inhumano que la perfección.

Más que otra cosa, es por esto que Xena es un mejor ejemplo a seguir, por el pequeño detalle de que Xena es un ejemplo que sí se puede seguir. Y no me refiero, obviamente, a que las niñas del mundo (y los niños del mundo también) deberían pretender volverse líderes criminales que roban villas y matan aldeanos para después encontrar la absolución y volver la cara hacia el bien. Me refiero a que Xena es un ejemplo de una persona fuerte, decidida, independiente y libre, que a pesar de cometer errores (constantemente), lucha por hacer lo correcto.

Y alguien me podría decir, “Elías, tú eres hombre, no sabes de lo que hablas”, a lo que yo le respondería, “sí, soy hombre, y por eso mismo digo: ¡Al diablo con Hércules, Superman, y su moral de niños bonitos! ¡Yo quiero ser como Xena!” Porque Xena no sólo trasciende eras y preferencias sexuales, Xena es un personaje que trasciende la barrera del género.

Por eso, aunque es verdad que Diana ha empezado con el pie derecho, y me da ilusión pensar que el cine continúe con esta tendencia de mujeres fuertes, aún le falta para llegar a los estándares de Xena.

Xena the warrior princess

“¡Aaaalalalalalalala!”

 


Déjanos un comentario a travéz de facebook

2 Comentarios

  1. Tienes toda la razón al decir que Xena tenía lo suyo. Lo malo es que las nuevas generaciones no la conocen y debe ser por eso que WW es más el ícono femenino de empoderamiento ACTUAL… pero a ver lo que nos depara en el futuro cuando ella no sea la protagonista en JL.

    Jaa na !!

    • Elías

      June 20, 2017 at 4:32 pm

      Hola, Ome Galindo.

      Gracias por comentar en cinemarmota.

      Aquí mi pregunta sería: ¿Por qué si vivimos en el tiempo más progresista de la historia nuestro símbolo de empoderamiento femenino es menos progresista que el de los 90’s?

      Creo que eso es lo que me parece más relevante de la comparación.

Déjanos un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

*

© 2018 cinemarmota