Originalmente este rant estaba planeado en forma de video, pero entre limitaciones técnicas y de licencias, se me complicaba mucho el ser lo suficientemente claro y preciso a la hora de “atacar” a esta película tan popular. Y creo que lo más importante cuando estás argumentando contra la opinión generalizada es ser lo más claro y preciso posible, por lo que el artículo terminó siendo escrito. Una disculpa a los que esperaban un video.

Poster modificado de Kimi no na wa

Por qué Kimi no Na wa es una mala película (con Spoilers)


Para empezar, y antes de que me digan “lo que pasa es que no entendiste la película”, voy a explicar la trama de la cinta, o por lo menos mi interpretación de ésta:

La villa shintoista de Itamori le rinde culto a un dios local (porque así es básicamente como funciona el shinto) y éste tiene su equipo personal de mikos (o sacerdotisas), quienes están encargadas de bailarle y prepararle sake de la forma más antihigiénica e insalubre posible, masticando y escupiendo arroz en un recipiente para dejarlo fermentar.

Por las conversaciones de los personajes, se sugiere que este dios ya había salvado Itamori de la caída de un meteorito, cuyo cráter resultante creó el bello y famoso lago de la villa, de alguna forma comunicándole la tragedia potencial a la miko en turno, quien incendió la aldea para obligar a sus habitantes a evacuar. Lamentablemente la miko pasó a la historia como una loca… porque aparentemente los aldeanos se quedan ardidos (¿entendieron? “ardidos”. Jejejejeje) cuando les incendias sus casas para salvarlos de que una roca del cielo les parta la cabeza, los muy quisquillosos…

Un meteorito volvió a caer en la época contemporánea, esta vez acabando con todo Itamori. Sin embargo, Taki, un chico de Tokyo, viaja a las ruinas de la villa, se mete al santuario del dios, y bebe el sake fabricado con la baba de Mitsuha, la miko de esta generación, acto que lo conecta espiritualmente con la Mitsuha del pasado, y con intermediación del dios, comienza  una serie de intercambios astrales temporales con la chica, permitiendo que en el pasado ella se entere de la tragedia y alcance a evacuar Itamori (sin incendiarlo esta vez), además, motivando a que Taki, en un pasado más reciente, se sienta impulsado a visitar el santuario del dios y beber el desagradable sake de arroz masticado, cerrando el círculo.

Hasta aquí todo bien, la historia tiene sentido. El problema es que tenemos dos elementos muy poderosos impidiendo la catástrofe: Un dios y viajes en el tiempo que pueden resolver la catástrofe a pesar de que ésta ya haya ocurrido. Entonces, ¿cómo crear tensión cuando fuerzas muy poderosas luchan porque todo salga bien?

Se podrían haber incluido elementos igual de poderosos en pro de la catástrofe… cosa que Shinkai no hizo… restricciones muy fuertes para utilizar los elementos mágicos… cosa que Shinkai no incluyó… o forzar la historia y tener personajes muy, pero muy estúpidos, que fue lo que Shinkai al final implementó.

A continuación, expondré algunos de los agujeros en la trama y recursos utilizados por Makoto Shinkai, el director y guionista, para manipular a sus estúpidos personajes y forzar la historia para darle la forma que quería, pero que si hubiera progresado de forma natural no debió tener.

Mensajitos

Mensajitos en Tu nombre

“Podría agregar mi número al WhatsApp, pero mejor me rayo el brazo”

A pesar de que Shinkai se esfuerza en mostrarnos que en este mundo hay tecnología, nuestros personajes insisten en rayarse los brazos y dejarse notas en cuadernos para comunicarse.

Los defensores de la película argumentarán que esto se debe a que están experimentando, porque inicialmente los protagonistas creen (y con toda razón) que se encuentran en un sueño. Sin embargo, en algún momento los protagonistas aceptan que el fenómeno es una realidad, de lo contrario nunca harían nada para evacuar la villa o encontrarse.

Entonces, llega un momento en que los protagonistas aceptan que están viviendo en el cuerpo del otro… ¿por qué no intentan llamarse o enviarse un mensaje instantáneo?

Estoy en el cuerpo de otra persona y soy consciente de que la otra persona entra al mío, Japón tiene una sola zona horaria, así es que si yo estoy despierto, la otra persona también lo debería estar, en mi cuerpo, con mi teléfono. ¡Le llamo!

¿No me contesta? Agrego mi número a su cuenta de WhatsApp en su smartphone, el cual tengo a la mano, para mandarme un mensaje a mi mismo y crear la conexión que abra la comunicación.

Además, tengo la identificación de la otra persona, conozco su nombre, sé cómo se ve porque la puede ver frente al espejo, ¡la agrego al Face!

Ó… ó… le rayo mensajes en el brazo como un maldito cavernícola sin tecnología… supongo que eso también podría funcionar…

No es posible que no notaran la discrepancia de tres años

Calendario en Your name

¡Mira nada más! ¡Un calendario en la recámara de Taki!

Parte vital para la historia es que Mitsuha y Taki no notan la discrepancia de tres años en el tiempo hasta que ya es demasiado tarde, entonces entran en pánico e intentan resolver la situación en el último segundo, lo que crea la tensión. Bueno, no es posible que no notaran la discrepancia en el tiempo, porque la fecha estaba en todos lados.

Vemos que los protagonistas constantemente usan el smartphone, y los smartphones, al desbloquearlos, te muestran la hora y fecha, esto debería ser suficiente para que en cuestión de segundos notaran que se encontraban en tiempos diferentes. Pero además viven en casas, y las casas comúnmente tienen calendarios; van a la escuela, con más calendarios, donde además tienen que entregar trabajos, con fechas de entrega, y presentar exámenes, con fechas específicas para presentarlos; van a trabajar (más calendarios) y hacen citas para verse con otros personajes. ¡En una discrepancia de tres años, los días del mes y la semana nunca van a coincidir! Ven las noticias, los noticieros muestran la fecha en la esquina inferior derecha. Además, si uno viajara del 2014 al 2017 y viera que constantemente hablan de un tal presidente Trump, ¿uno no notaría algo extraño?

Claro que este no es el mundo real, y supongo que en este mundo los smartphones y los noticieros podrían no mostrarte la fecha, y podrían no existir los calendarios impresos… ¡excepto que Taki tiene uno frente a su cara cada vez que se levanta por la mañana!

No es posible que Taki no supiera que estaba en Itamori

Telefono en Your name

Es impresionante lo mucho que salen los smartphones en esta película como para que los niños no los usen…

Otra parte vital para la historia es que Taki no puede saber que se encuentra en Itamori, de lo contrario tiene meses para advertirle a Mitsuha de la catástrofe y adiós a la tensión en la trama… ¡¿Pero cómo diablos no va a saber dónde está, mientras que Mitsuha, quien experimenta el mismo fenómeno, inmediátamente descubre que se encuentra en Tokio?!

Para empezar, el niño despierta en una preciosa villa a la orilla de un lago, ¿y nunca se pregunta dónde está?

Además, Mitsuha logra ubicarse en Tokyo mediante GPS. ¿Taki nunca usa el GPS? ¿Entonces cómo sabe cómo llegar a la escuela? Será que lo llevan… los amigos de Mitsuha, esos amigos cuyo principal pasatiempo es quejarse de Itamori, a los amigos a los que Taki les construye una banca al lado de la máquina expendedora de café, ¡porque se la pasan quejándose de que en Itamori no hay cafés!

La paradoja de la mesera

Mesera en Your name

El gran objetivo en el que Taki y Mitsuha invierten todo su poder cerebral.

Muchos de los defensores de esta película argumentan que los protagonistas no son un par de estúpidas marionetas actuando de la forma que más le beneficia a la historia, sino que se mantienen en un estado mental peculiar durante el cambio de cuerpo, lo que les impide notar ciertos detalles a su alrededor.

Bueno, para empezar, eso no explica cómo es que Mitsuha siempre sabe que está en Tokio y Taki nunca sabe que está en Itamori.

Además, tendría que aceptar que los personajes son capaces de, entre los dos, organizar una cita con una mesera, ponerle fecha a la cita (con lo que por default deberían ser conscientes ambos de la fecha), planear lo que van a realizar en la cita, uno de ellos experimentarla, y posteriormente informarse los dos de los resultados, ¿pero no tienen la capacidad de saber en dónde están o en qué día viven?

Demasiado conveniente para Shinkai, ¿no?

Deus Ex Machina

En la reseña (cuyo enlace pueden encontrar bajo este artículo), ya hablo mucho acerca de las inconsistencias con el fenómeno fantástico, pero básicamente consisten en que la historia estipula inicialmente que los protagonistas cambian de cuerpo al despertar, regresan al dormirse, la gente a su alrededor nota el cambio y ellos se dejan mensajes para poderse comunicar… para que la película decida en el segundo acto que le importa un cacahuate cómo se supone que funciona el fenómeno y cambia las reglas dependiendo de cómo le pueda aumentar más tensión a la trama.

A final del día, todo se va a resolver porque un dios que nunca vemos manipula la situación para que la historia se resuelva. Cosa que es perféctamente válida, mientras el dios nos ofrezca únicamente el impulso inicial, pero si el dios va a estar activamente cambiando las cosas en beneficio de la trama, eso ya es un deus ex machina, el recurso más perezoso y menos creativo de la literatura, “una fuerza inexplicable lo resolvió”. Lo peor es que es muy claro que ese dios, esa mano que usa a los personajes como marionetas, que manipula las reglas a su conveniencia, ese dios tiene un nombre y es Makoto Shinkai. Y cuando en cualquier obra literaria no puedes dejar de notar en todo momento la mano del autor… bueno…

Conclusiones

poster de la casa del lago

Kimi no na wa no es la primera película romántica con elementos fantásticos y de ciencia ficción. De hecho, tenemos la película The Lake House, (La casa del lago), la cual les espoilereo porque no es un clásico, y si no la han visto hasta hoy, lo más probable es que nunca la iban a ver. Trata acerca de una pareja, también; viviendo con una discrepancia de años, también; que se comunica mediante mensajes, también; tienen contacto en persona antes de que ambos sean conscientes del fenómeno, también; y hasta se tiene que salvar la vida de uno de ellos, también. Todo esto mientras los dos son conscientes en todo momento de la discrepancia temporal que viven y el lugar en el que están, ¡y funciona!

Además, tenemos otros romances con elementos de fantasía y ciencia ficción como Groundhog day (Hechizo en el tiempo), Eternal Sunshine of the Spotless Mind (Eterno resplandor de una mente sin recuerdos) y Safety Not Guaranteed (Seguridad no garantizada); excelentes películas que plantean sus reglas durante el primer acto y no las tienen que romper en ningún momento, siempre se mantienen congruentes, ¡y funcionan!

¿Entonces por qué carajos le aplauden sus porquerías a Shinkai? ¿Porque es una película muy colorida? ¿Porque es visualmente más bonita y maneja temas más “serios” que la animación promedio?

Y no estoy diciendo que la película, como un todo, sea terrible (durante la reseña menciono sus puntos buenos). Sencillamente tiene agujeros en la trama demasiado grandes y absurdos como para poder ser considerada “buena”. Lo que sí me parece terrible es que los críticos, quienes deberían notar estas cosas, quienes deberían ser objetivos, analíticos, y pues… críticos, le estén aplaudiendo.

Porque al final del día, ¿esto es lo que queremos fomentar en el cine? ¿películas coloridas y exóticas… pero mal hechas a un nivel tan fundamental?


Déjanos un comentario a travéz de facebook