“La gente que ve películas de cómics las ve por la acción y la comedia, ¿verdad? No es como si las vieran por la historia… ¿verdad?” —Peyton Reed

Poster de Ant-man and the Wasp

Reseña de Ant-Man and the Wasp de Peyton Reed

Durante la película Captain America: Civil War, Ant-Man, Scott Lang (Paul Rudd), se puso del lado del Capi, considerado un criminal internacional, por lo que el gobierno lo tiene en arresto domiciliario. Pero eso no es todo, ahora resulta que el científico Hank Pym (Michael Douglas) y su hija Hope (Evangeline Lilly) son perseguidos por la justicia, a pesar de que ellos no tuvieron nada que ver con las acciones de Scott durante Civil War (lo que le reclaman constantemente), porque aparentemente, en el gobierno de Trump, el conocer a un criminal te vuelve automáticamente un criminal… o algo así…

Soldados en Ant-man and the Wasp

“Esos son conocidos o familiares de un criminal enjuiciado… disparen a matar.”

Sin embargo, el par de científicos descubren que Scott podría tener una especie de lazo psíquico cuántico con Janet, la madre perdida de Hope, por lo que piden su ayuda (por no decir “secuestran”) para hacer contacto con la señora. Pero en vez de secues… pedirle su ayuda… cuando ya tienen la máquina cuántica que les permitiría rescatar a Janet del mundo cuántico (todo en esta película es “cuántico”), lo hacen desde que la están construyendo, a pesar de que Scott les cae mal, y el tipo continúa en arresto domiciliario. No termino de entender si  Hank y Hope en realidad sí aprecian a Scott, y por eso lo tienen cerca lo más posible, o lo odian tanto que quieren que la policía descubra que violó su condena y termine encarcelado de por vida… o quizá una combinación de ambas… la verdad es que estos tipos tienen ondas pasivo-agresivas bien densas…

Scott detenido en Ant-man and the Wasp

“¡Oh, no, Scott! ¿Te sentenciaron a cadena perpetua por ayudarnos mientras no necesitábamos tu ayuda? ¡Qué pena! No es como si esto fuera parte del plan… nada de eso…”

Lamentablemente para nuestros protagonistas, Ghost (Hannah John-Kamen) también quiere la máquina cuántica para resolver ciertas situaciones cuánticas que está sufriendo (les dije que en esta película todo es cuántico), y en vez de ir y hablar con Hank para que entre ambas partes se llegue a una solución, pues ha decido robarla, porque… ¿Hank en algún momento fue jefe de su padre y lo despidió? No se, como que en esta cinta se viven los dramas de oficina tan en serio, que trascienden generaciones.

Creo que por la breve sinopsis es muy claro que Ant-Man and the Wasp tiene una cantidad alarmante de agujeros en la trama. Afortunadamente, lo fuerte de esta película no es la historia, ni siquiera la acción (y eso que es una película de super héroes), sino la comedia.

Y como comedia es bastante buena: el humor es fino y situacional, no se dedica a hacer referencias sin relación a la trama (*cof cof* Deadpool 2), ni tiene humor de inodoro (*cof* *cof* Guardians of the Galaxy 2). De hecho, el humor resulta tan ocurrente y creativo, que me recuerda más a una comedia inglesa que americana.

Camión en Ant-man and the Wasp

¡Ant-man no le pide nada a Fast and the Furious! Esta debe ser la primera escena de persecución en patín del diablo del cine.

Las escenas de acción también son bastante entretenidas, y las habilidades de Ant-man y Wasp de cambiar de tamaño, junto con la habilidad de Ghost de teletransportarse y volverse intangible, se prestan para coreografías únicas e interesantes.

Sin embargo, la buena acción y comedia no borran el hecho de que la trama se siente muy forzada, y que en realidad, las problemáticas de los personajes son artificiales, y forzadas también; se podrían solucionar fácilmente si todas las partes se sentaran a platicar por unos minutos. Hank y Hope necesitan a Scott, y él está en disposición de ayudarlos, pero no puede porque el gobierno los persigue; sin embargo, el gobierno podría estar interesado en la tecnología de Hank, por lo que podrían llegar a un acuerdo; y Ghost necesita la tecnología de Hank, y Hank estaría dispuesto a ayudarla si se lo pide. Problemas, lo que se dice problemas, no los hay.

Ghost en Ant-man and the Wasp

“¡Diablos! Mi problema se está volviendo grave. Podría ir a pedirle ayuda a la persona con la capacidad de solucionarlo… o podría ir a golpearlo… ¡Golpearlo será!”

Ant-Man and the Wasp me recuerda a una comedia romántica, en la característica de que la narrativa se basa no en problemas, sino en malentendidos. Pero lo que funciona como conflicto principal entre una torpe pareja enamorada, carece del mismo impacto en una historia de super héroes, quienes nos tienen acostumbrados a tratar con eventos de los cuales depende el destino del mundo.

La película se lleva 3 marmotas cuánticas de 5, ya que es suficientemente disfrutable como para pasar un buen rato, pero la historia resulta tan pobre e intrascendente como para que la experiencia se olvide unas horas después de haberla visto.

Tres marmotas


Déjanos un comentario a travéz de facebook