“¿Han visto algunos de esos videos de los famosos discursos de Winston Churchill? ¿Qué tal si hiciera una película completa centrada en eso? Sin historia, sin contexto, únicamente un puñado de sus debates y monólogos. Digo, ¿quién no querría ver eso?” —Joe Wright

Poster de Las horas más oscuras

Reseña de Darkest Hour (Las horas más oscuras) de Joe Wright

El veterano político Winston Churchill (Gary Oldman) ya está viejo y cansado cuando le ofrecen el puesto de primer ministro, sin embargo, como lleva toda su vida luchando por llegar a él, lo toma a pesar de ser consciente de que le están entregando el barco ya hundido. De hecho, lo más interesante es que ni los miembros de su partido ni el rey Jorge VI (Ben Mendelsohn) quieren que Winston sea el primer ministro, y pareciera que se lo ofrecen únicamente para verlo fracasar y reírse de él… reírse de él mientras los invaden los nazis, porque eso precisamente lo que está a punto de ocurrir.

Chamberlain en Las horas más oscuras

“Jejejejeje … y entonces nombramos como primer ministro al militar fracasado y alcohólico de Winston, lo vemos fracasar una vez más… y después nos matan los nazis… bueno, esa última parte no me agrada tanto, pero el resto va a ser muy gracioso.”

Nosotros presenciamos todo esto en parte a través de Elizabeth Layton (Lily James), una joven secretaria quien vive al borde del llanto por los abusos de su jefe (el mismo Winston Churchill), las mentiras del gobierno y la constante amenaza nazi. Elizabeth es nuestros ojos al adentrarnos en el extraño mundo de la política británica, y su situación representativa de lo que podría estar sintiendo el pueblo al borde de la Segunda Guerra Mundial.

Elizabeth en Las horas más oscuras

“No llores, Elizabeth, todo va a estar bien. Tú eres una mujer fuerte, puedes ir y prepararte esa tarta, no llores.”

¿Podrá el cascarrabias señor Churchill sobrevivir a la amenaza de los nazis, y la amenaza aún mayor de los miembros de su propio partido?

Darkest Hour es una película acerca de Gary Oldman recreando algunos de los debates y discursos más emblemáticos de Winston Churchill, los cuales consiguieron que Inglaterra se metiera de lleno a la guerra, y cabe destacar, Joe Wright los muestra de una forma tan conmovedora y heróica que en otro tipo de película serían seguidos por un grupo de inspirados guerreros corriendo hacia la batalla… pero aquí estos monólogos son seguidos por gente haciendo gestos y enviando cartas, ya que Darkest Hour observa los épicos eventos de la guerra más importante de la historia desde la perspectiva de políticos y sus secretarias. La película es brillante en lo que es, pero no intenta ser nada más.

Sería hasta osado el llamarle una película biográfica, ya que la cinta no comienza con el nacimiento de Churchill, sino con su nombramiento como primer ministro, y ya ni pensemos en que podría finalizar con su muerte, porque el filme cierra de improvisto cuando el político aún está en el puesto. Tampoco es precisamente una película de guerra, ya que cuando comenzamos la película, la guerra ya comenzó, y cuando nos abandona, la guerra ni siquiera ha llegado a su punto culminante.

Clementine en Las horas más oscuras

“¡Después de todo lo que tuvo que soportar esta familia! ¡Las campañas militares, las interminables sesiones del consejo, los constantes viajes… ¿resulta que todo lo relevante de tu vida ocurrió durante unos cuantos días?!”

Considerando todo lo anterior, Darkest Hour es una película muy limitada en su enfoque, y resulta muy transparente en sus deseos de dejarle premios de la academia a Oldman, Wright y Univeral Studios. De hecho, sería ingenuo el pensar que la película tiene otra razón de existir, tomando en cuenta que no está ofreciendo algo remotamente nuevo o creativo, sino un episodio de la historia que le puede ser relevante a los votantes.

También cabe destacar que Darkest Hour no es lo suficientemente amable como para otorgarle contexto al espectador, la película supone que éste se puso a leer libros de historia antes de ir a verla. ¡Qué tipo de inculto e ignorante rufián no realiza una investigación histórica previa a ver una película en el cine, ¿verdad?!

Winston Churchill en Las horas más oscuras

“¿Contexto? ¡¿Quién necesita contexto?! ¡Todos conocen al W-Man, fluyendo estrofas como un old school Eminem! ¡Blam!”

Darkest Hour se lleva 3 elocuentes marmotas despreciadas por el partido al que pertenecen de 5, porque a pesar de mostrar excelentes y conmovedoras escenas de Gary Oldman recitando discursos de Winston Churchill (una de ellas me conmovió hasta las lágrimas, no es broma), resulta poco amigable con el público quien es muy probable que termine sin saber qué es lo que estaba pasando o por qué.

Tres marmotas

 


Déjanos un comentario a travéz de facebook