“A pesar de que las estadísticas dicen lo contrario, hemos decidido que los juegos de mesa claramente dejaron de ser cool, por lo que Jumanji se volverá un videojuego” —Sony.

Poster de Jumanji: En la selva

Reseña de Jumanji: Welcome to the Jungle (En la selva) de Jake Kasdan

El juego Jumanji se ha dedicado a torturar niños por siglos (o quizá más tiempo aún), sin embargo, por el comentario de una especie de friky-goth, decide que a las nuevas generaciones no le gustan los juegos de mesa, a pesar de que actualmente la industria de los juegos de mesa vende más de 9,600 millones de dólares al año, y los proyectos que reciben un mayor fondeo en internet no son de informática o medicina o algo así, sino juegos de mesa. Pero supongo que la opinión de un único niño que claramente pertenece a una subcultura y no es representativo de la población resulta mucho más confiable que las tendencias de una industria, ¿verdad?

Consola en Jumanji

“Sí… esta cosa vieja es definitivamente algo mucho más actual con lo que se pueden sentir identificadas las nuevas generaciones… por supuesto…”

El juego utiliza sus seductores tambores para llamar la atención y atrapar a cuatro estudiantes castigados de preparatoria: el geek Spencer Gilpin (Alex Wolff en el mundo real, Dwayne “La Roca” Johnson en Jumanji), la chica rebelde anti-instituciones, Martha Kaply (Morgan Turner en el mundo real, Karen Gillan en Jumanji), la arrogante estrella de football, Anthony “Fridge” Johnson (Ser’Darius Blain en el mundo real, Kevin Hart en Jumanji), y la rubia tonta, Bethany Walker (Madison Iseman en el mundo real, Jack Black en Jumanji). Además, Jumanji tiene la malicia de nombrar a los personajes del juego engañosamente para que los jugadores los elijan de la forma más cómica e inesperada posible, y ya que están dentro, realiza lo más cruel inimaginable, y no, no los intenta matar como en la película original, sino que los obliga a actuar una genérica trama de acción. ¡Oh, no!

En la película original de Jumanji, Alan Parrish, interpretado por el grandioso Robin Williams, quien se quedara atrapado por años dentro del juego, tiene lo siguiente que decir acerca de él: ” ¿Tú crees que mosquitos, monos y leones son malos? Eso sólo es el comienzo. He visto cosas que tú sólo has visto en tus pesadillas, cosas que ni si quiera podrías imaginarte; cosas que ni siquieras puedes ver: hay cosas que te acechan en la noche, después algo grita, después los escuchas comiendo y le pides a Dios no ser el postre…”. Y únicamente tenemos su experta opinión, así como una probadita de los horrores de esa selva cada vez que una pieza avanza algunas casillas, para nosotros darnos una idea de lo que podría haber adentro. Esta es la primera ves que visitamos este inhóspito lugar en la pantalla grande, y el resultado es…. que Jumanji no es ni una fracción de lo inhóspito que nos hubiéramos imaginado…

Motociclistas en Jumanji

¿Qué hacen en Jumanji unos motociclistas rechazados de Mad Max y dónde quedaron los mosquitos gigantes y changos terroristas?

Con Welcome to the Jungle, Jumanji se agrega al subgénero de películas acerca de personas que entran a videojuegos, tradición comenzada por Tron en 1982, pero que ha sido ampliamente continuada en Japón, donde existen decenas de series animadas que se basan en este concepto. Los videojuegos a los que entran estos personajes varían radicalmente, pero algo que sí tienen en común es que emulan videojugos reales, tienen reglas y una estructura bien establecidas, y creo yo lo más importante, despiertan en el público deseos de experimentar el juego por si mismos. El videojuego de Jumanji no tiene nada de lo anterior.

Para empezar, no estoy seguro de qué tipo de videojuego se supone que Jumanji es. No es un shooter, porque los jugadores no tienen armas, ni siquiera se dignan a recoger las armas que dejan caer sus enemigos quienes convenientemente sí las utilizan todo el tiempo; los acertijos que descifran no son lo suficientemente complejos para que pudiera ser un puzzle, y los personajes no tienen habilidades acrobáticas para un plataformer; ni siquiera se suman puntos como un RPG. Si Jumanji existiera como un videojuego en la vida real, ¿cómo se supone que se jugaría? Peor aún, los personajes están terríblemente desequilibrados para un multijugador: toda la narrativa del juego gira alrededor de un único personaje, al grado de que el juego no se puede completar si no está él. ¿Se imaginan ser el  tipo que sólo lee mapas mientras observa las aventuras que experimenta el único amigo que eligió al personaje que sí sirve? Más o menos eso sería jugar Jumanji.

Bravestone en Jumanji

El único personaje que vale la pena jugar en “Jumanji: Welcome to the Jungle”. Si ya te lo ganaron, tendrás que conformarte con cargar maletas o leer mapas.

Es claro que los guionistas nunca pensaron en Jumanji como un videojuego real, y su arquitectura está diseñada dependiendo de las necesidades de la narrativa de la película.

Sin embargo, lo peor de Jumanji como videojuego es que resulta uno de esos juegos que lleva al jugador de la mano, que hace todo lo posible porque el jugador gane con el menor esfuerzo posible; absurdo para un juego supuestamente de horror que supuestamente intenta matar al jugador, no sólo en el juego, sino en la vida real. Y más absurdo aún, el objetivo del juego es salvar a Jumanji. ¿Salvar a Jumanji de quién? ¿De Jumanji mismo? En la película original los jugadores no salvaban a Jumanji, los jugadores tenían que salvarse de Jumanji.

Mouse en Jumanji

¿Se supone que ese tipo es un debilucho? ¡Miren nada más esos brazos!

A pesar de que Welcome to the Jungle es una decente película de acción, La Roca hace un buen aventurero y Jack Black es una genial niña adolescente (aunque Kevin Hart es horrible en su papel de debilucho… ¡¿Qué tipo de debilucho tiene esos músculos?!), esta cinta se aleja tanto del concepto de Jumanji, y desarrolla tan pobremente su mundo de videojuego, que se queda con 2 marmotas vacacionando en una selva supuestamente mortal de 5.

Dos marmotas

 

 


Déjanos un comentario a travéz de facebook