Reseña de Logan de James Mangold

Productor: Esta es la última película de Hugh Jackman como Wolverine y creo que sería apropiado el ofrecerle algún tipo de despedida, de cierre a su historia…
Becario: Una idea, señor. ¿Qué le parecería si incluimos a todos los X-Men cuyas vidas cambiaron gracias a Wolverine para que ellos sean los que lo despidan con todos los honores?
Productor: …¿los qué?
Becario: …¿los X-Men? ¿El equipo de super héroes del cual forma parte Wolverine? Tienen como 6 películas…
Productor: …¡Esos X-men! Sí… claro…pensé que te referías… a los otros… este, pues podríamos incluir uno de esos “X-Men” que mencionas…

Poster de la película de Logan

Reseña de Logan de James Mangold

No me gustó la película “Logan”. Si la oración anterior los ofende y sienten que invalida completamente mi opinión, se los voy comentando para que se ahorren la lectura del artículo. Porque sé que “Logan” ha sido aclamada tanto por el público como por la crítica, y aunque desde mi perspectiva esos elogios están mal enfocados, en parte lo entiendo, entiendo el esfuerzo que hicieron tanto James Mangold como Fox, y lo aprecio.

Fox nos ha demostrado que es perfectamente capaz de hacer de una cinta de superhéroes una completa porquería (*cof* todas las películas de Cuatro Fantásticos *cof*) y con “Logan” tenía un verdadero reto en sus manos: Esta es la última película de Hugh Jackman como Wolverine, una interpretación que ha quedado tan vinculada con el personaje de ficción, que muchos no podemos imaginar (y mucho menos aceptar) a otro actor con el papel. Por otro lado, Wolverine es el personaje más popular de los X-Men. ¿Dije X-Men? Wolverine es el personaje más popular del universo Marvel; llegó un punto en que el héroe de esqueleto de adamantium estelarizaba tantos títulos simultáneamente, era parte de tantos equipos, que el sujeto estaba en unos 15 lugares a la vez dentro de la misma continuidad. Así es que en una jugada tan acertada como arriesgada, Fox decidió hacer a un lado a tan popular personaje para darle entrada a la más joven, actual… y femenina, X-23, cuando lo más natural, aunque inevitablemente más fallido, hubiera sido el contratar un nuevo actor.

Hugh Jackman en Logan

“A ver, vamos a intentarlo otra vez. Tú no eres Logan, no eres Wolverine, ese es un personaje de ficción, tú eres Hugh Jackman, y cuando te preguntan cómo te llamas, respondes “Hugh Jackman”: Hola, buen día, mi nombre es Lo… Hugh… ¡Carajo!”

A lo anterior hay que sumarle que la historia se iba a basar en “Old Man Logan” y “Messiah Complex“, dos de las miniseries de mutantes más relevantes de los últimos tiempos… o por lo menos eso creo, porque con tantas publicaciones, spin-offs, rewrites, reboots y demás complejidades que le inyectan a sus universos las editoriales, hace años tiré la toalla en intentar mantenerme al día en comics. En fin, el punto es que todo esto se ve muy bien, demasiado bien diría yo, en papel. Pero en la aplicación… eso es otra cosa…

En la película que lleva su nombre, Logan se ve a si mismo como un pobre y alcohólico chofer de limosina. Uno pensaría que una persona que ha vivido por siglos, y que ha tenido contacto con algunas de las personas más poderosas de sus épocas, hubiera podido amasar una fortuna tan solo manteniendo un poco de dinero en el banco o acciones que con el tiempo se volverían trillones, pero supongo que el ser rico no se vería bien en un personaje solitario y dramático (vamos a imaginar que Batman no existe) así es que pobre y alcohólico se quedó. Además, parece ser que él, Charles Xavier (Patrick Stewart) y el prácticamente desconocido Caliban (Stephen Merchant), son los últimos mutantes sobrevientes. ¿Por qué? La película nos menciona mediante diálogos un poco crípticos (porque aparentemente algo tan importante no merece ni un flashback) el destino de un puñado de X-Men. ¿Pero qué pasó con el resto? ¿Dónde está la Brotherhood? ¿Dónde están los villanos? Como la película no se digna en responder estas preguntas, yo decidí que todos los héroes mutantes se cansaron de salvar el mundo retirándose a vivir a Tahití, Magneto abrió una cafetería en Austria y Mr. Sinister atiende una farmacia, y así… porque además de la extraña desaparición de los X-Men, de TODOS los X-Men, la película nos dice que hace un par de décadas dejaron de nacer mutantes, y uno supondría que personajes tan interesados en el desarrollo y supervivencia de esta sub-especie como lo son Magneto y Mr. Sinister harían algo al respecto, pero no. Me imagino que las cajas de paracetamol y cappuccinos no se van a vender solos. Sin embargo, una pequeña niña (Dafne Keen) quien resulta ser la primera nueva mutante que nuestros héroes ven en años, y además poseé habilidades demasiado familiares para Logan, los contacta a través de su  guardiana (quien es enfermera, inmigrante, madre y padre a la vez) para que la ayuden a escapar hacia Canadá. Porque como esta es una película de acción que protagoniza a una niña pequeña, un grupo de matones liderados por el muy disminuído “super” villano (muy entre comillas) Donald Pierce (Boyd Holbrook), quien se ve tan imponente que hasta Jubilee le podría patear el trasero con sus poderes de fuegos artificiales, la quieren atrapar.

Donald Pierce en Logan

“En los comics soy un gran líder y científico que desarrolla tecnología futurista, aquí soy un simple matón a sueldo. Sí… yo tampoco entiendo en qué momento mi vida terminó así…”

Ver “Logan” es como empezar a ver una pelea de campeonato de box cuando al campeón lo acaban de noquear, y la única forma de saber lo que pasó es mediante un grupo de comentaristas apasionados del drama pero que no ofrecen ningún dato conciso. Detrás de “Logan” hay una historia muy interesante en la que desaparecieron héroes, villanos y el resto de mutantes, una historia de tal impacto para los personajes, que Logan y Xavier quedaron devastados, perdiendo cualquier vestigio de heroísmo… es una pena que no podemos ver esa historia y sólo nos queden las secuelas que ocasionó.

Y siguiendo con la analogía del box, el campeón no estaba peleando contra uno de los rivales por el título, contra un Magneto, Mr. Sinister, Stryfe o Apocalypse, no, estaba peleando contra un chavito novato, flacucho… y manco, y aún así perdió. ¿Qué rayos le pasó?

Si un sentimiento me dejó “Logan” desde el primer instante fue confusión. No drama, no tristeza, no nostalgia, confusión.

Y la película está bien hecha, en cuanto actuaciones (Hugh Jackman y sir Patrick Stewart, ¿tengo que decir más?), la música y su aspecto visual, y si fuera una cinta independiente, sin lazos con otras cintas o personajes, siento que como el drama que es funcionaría muy bien. Pero “Logan” tiene ocho películas como precuelas, ¡ocho! Y además, “Logan” todavía tiene el descaro de recordárnoslas en cada oportunidad que tiene. ¿Cómo se supone que no vamos a preguntarnos qué pasó con el resto del elenco que hemos visto durante ocho películas? Y por otra parte, si no tuviera éstas cintas como preámbulo, ¿por qué nos debería importar lo que les pasa a Logan y Xavier?

“Logan” me exige que considere toda la historia de este par de personajes para que funcione su factor dramático, y por otro lado, me pide que no ponga atención a la falta de los personajes que solía estar junto a ellos. ¿Qué quieres de mi, “Logan”? ¡¿Qué quieres de mi?!

Charles Xavier y Logan en un auto

“Oye, Logan, ¿por qué continuamos haciendo drama acerca de nuestros antiguos aliados desaparecidos pero nunca los llamamos por sus nombres, ni tenemos fotografías suyas, ni nada… Ya estoy viejo y se me olvidan las cosas, ¿en algún momento perdimos sus licencias y por eso no los podemos mencionar?”

La película intenta ser realista, pero en su realismo pierde toda su factibilidad (¿lo que digo tiene sentido?). En “House of M” y “Messiah Complex“, los mutantes desaparecen debido a magia de tal magnitud que ningún héroe o villano la pueden detener, en “Old Man Logan”, algunos de los peores supervillanos se unen y conquistan el mundo. Yo no espero que una película siga al pie de la letra los comics, pero después de 8 cintas en las que hemos visto a los X-Men resolver situaciones imposibles, después de verlos detener a terminators con super poderes para activar una máquina del tiempo y arreglar eventos pasados a su beneficio, necesito una explicación de por qué esta vez fallaron y por qué no se volvieron a levantar. Cuando una característica del “superhéroe” es que siempre se sobrepone a las adversidades, es inverosímil que de repente decida dejar de hacerlo.

Acerca de la nueva estrella, Laura/X-23, Dafne Keen es decente. Y digo decente porque a final de cuentas es una niña actuando al lado de Hugh Jackman y Sir Patrick Stewart en una película dramática. Quizá el estudio la quiera volver la nueva gran heroína de la franquicia, pero no hay forma de que se pueda equiparar actoralmente a esos dos.

“Logan” es 100% drama, drama a niveles chantajistas. No tendremos a los X-Men, pero sí todo el elenco de una estereotípica película dramática: El alcohólico fracasado, la niña huérfana, el anciano enfermo y hasta la madre soltera mexicana indocumentada. Nada más les faltaba el perrito que tenían que sacrificar porque se lastimó la patita (supongo que al guionista se le pasó). Pero además de drama, mucho, mucho drama, “Logan” no ofrece realmente nada: Los villanos son los más peleles que algún superhéroe haya tenido que enfrentar, las escenas de acción son apenas pasables para los estándares actuales, no hay humor, romance… realmente no hay nada más. Así es que si el drama en “Logan” no te convence por su falta de sustento narrativo (como a mi), considera que la película no tiene otra cosa que ofrecer.

X-23 en Logan

“¿Y si les hago creer a todos que soy muda? No tendría ningún impacto en la trama, y cualquiera que conozca el personaje sabe que puede hablar… ¡Pero qué carajos, lo voy a hacer! En el peor de los casos mi aparente discapacidad le da un plus a mi papel dramático de niña huérfana perseguida.”

Pero a lo mejor soy yo, a lo mejor una persona “normal” puede enterarse que alguien acaba de ser arrollado por una aplanadora y sencillamente sufrir la pérdida, en lugar de preguntarse: “¿Una aplanadora? ¿Qué velocidad alcanzan esas cosas, 2 kilómetros por hora? ¿Qué tenía que estar haciendo para no fijarse que un enorme y lento vehículo se le estaba aproximando para no moverse, con todo el tiempo del mundo, y salvar su vida?”. La gran aplanadora de la trama atropelló a Wolverine y el profesor X, y mientras todos lloran, yo simplemente intento entender por qué no se hicieron a un lado.

Me imagino que todo su “realismo” y dramatismo le han ganado tanto elogio de la crítica (lo mismo les ocurrió a las películas de Batman de Nolan), pero como el mundo de los superhéroes no sigue las mismas reglas que el mundo real, y sin embargo, tiene reglas que “Logan” no respeta para ganar mi credibilidad, yo le doy 2 marmotas decepcionadas de la vida de 5.

Dos marmotas

 

 

Nota: Si les interesa una historia verdaderamente buena acerca de un Wolverine viejo y derrotado, lean “Old Man Logan”. Esta película se basó muy superficialmente (MUY superficialmente) en esa obra, pero la novela gráfica sí tiene un sustento argumental.


Déjanos un comentario a travéz de facebook

3 Comentarios

  1. Daniel Delphia

    March 8, 2017 at 11:46 pm

    Definitivamente “Logan” no logra contestar múltiples preguntas como las que tú mencionaste, pero es una historia que sí logra ‘romper’ con las normas de una película de superhéroes. ¿A qué me refiero? A que la película no es genérica; no sólo es acción sino, también, hay drama (mucha drama). Y aunque a veces sea un poco lenta, sigue estando entretenida.

    ¿Drama? Sí, drama. Lo malo de que Logan mayormente fue de drama es que fue todo un estereotipo de ese género (Logan borracho, deprimido; entre otros factores).

    ¿Pero si no se trata del acción entonces de qué? Más que nada, el desarrollo de personaje. ¡Y los/as actores/actrices dan del todo en este título (como tú ya brevemente mencionaste)! Te hace sentir horrible por Logan y Xavier, deprimidos, tomados, etcétera.

    En fin, no pienso que sea mala la película, como tú dices; ni pienso que es “brillante” como los “críticos de cine” dicen (Rotten Tomatoes, IMDb, etcétera). Lo que pienso es que es un título que introduce nuevas expectativas para películas de superhéroes, y se siente ‘fresco’ ya que dejan de utilizar elementos comunes para este género.

    -Daniel Delphia

    • Elías

      March 10, 2017 at 1:56 am

      Gracias por tu comentario, Daniel.

      Yo no creo que la película sea mala porque sea drama, de hecho, no me molesta en absoluto cuando las historias de super héroes se tornas serias. El problema es que el drama está mal hecho desde el concepto mismo:

      En una película cómica, no es necesario explicar mucho o que las cosas tengan sentido. En “Logan”, por ejemplo, si la cinta hubiera sido 100% cómica, hubieran podido decir que todos los X-Men murieron por intoxicación alimentaria cuando la comida de la cafetería de la escuela de Charles se echó a perder, y cuando los villanos se dieron cuenta que ya no había nadie que los intentara detener, se aburrieron y se retiraron. En las comedias las explicaciones no necesitan tener sentido, lo que necesitan es ser graciosas.

      Pero un drama sí necesita dar respuestas, necesita tener un marco conceptual desde el cuál el espectador se puede agarrar, algo que lo meta a la historia, algo que se sienta lo suficientemente real para crear empatía con el personaje. ¿Y si “Logan” no tiene esto por qué a la mayoría de la gente le gustó? Mi teoría es que “Logan” es un muy poco Logan y un mucho Hugh Jackman. La gente en realidad no hace una conexión emocional con el personaje, sino con el famoso actor carismático que todos quieren y saben que ya se va a retirar. Inconscientemente se hace un enlace entre la muerte de Logan en pantalla y la pérdida del actor. Por eso no es necesario que “Logan” tenga un buen concepto o marco contextual, porque el drama en “Logan” presenta una realidad más allá del realismo de la película, en “Logan” no sólo el personaje se muere, se termina una interpretación de 17 años… dos interpretaciones de 17 años, de hecho, tanto la de Hugh Jackman como la de Sir Patrick Stewart.

      • Hola, Elías. Yo tampoco pienso que una película de género drama de superhéroe sea mala; sin embargo, a lo que me refería es que era un drama muy genérico; muy típico.

        Y sí, sí pienso también que se debe dar una respuesta clara y no vaga para el dónde están los demás x-men.

        Aparte, ¿dónde está la escena después de los créditos D:? ¿Por qué, Marvel?, ¡¿por qué?!

Déjanos un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

*

© 2019 cinemarmota