Reseña de Pacific Rim: Uprising (Titanes del Pacífico: La Insurrección) de Steven S. DeKnight

“¿Sería demasiado obvio que todo el capital para la película es chino, si tanto las fuerzas de defensa de la tierra como la megacorporación que las amenaza son chinas?” —Legendary Pictures.

Poster de Titanes del Pacífico: Insurrección

Reseña de Pacific Rim: Uprising (Titanes del Pacífico: La insurrección) de Steven S. DeKnight

Han pasado varios años desde que la amenaza de los Kaiju se detuviera, sin embargo, gran parte del mundo quedó en ruinas, y personas como Jake Pentecost (John Boyega), el hijo de la leyenda que se volvió un rebelde para escapar de la sombra de su padre, y la pequeña Amara Namani (Cailee Spaeny), quien no sólo intenta sobrevivir, sino estar preparada para lo que ella considera un inevitable futuro ataque, se ven obligados a hurgar entre los escombros que quedaron tras la guerra, e inclusive robar, para lograr sobrevivir.

Las fuerzas de defensa de la tierra encuentran a nuestros protagonistas, quienes intentan escapar en el Jaeger ilegal fabricado por Amara (mis sobrinas no pueden instalar Windows en sus máquinas y esta niña fabrica un robot gigante), pero son capturados y sentenciados a… tomar prestigiosos cargos en el ejército, en el cuartel central de Hong Kong… ok…

Prisión en Titanes del Pacífico: Insurrección

“Por sus crímenes contra las fuerzas de defensa mundial, están sentenciados a una heróica vida de gloria, y lujos en comparación al resto de la población… espero que hayan aprendido la lección… o felicidades… o algo así…”

Sin embargo, los Jaegers están en peligro de quedar obsoletos, otra vez, ya que Liwen Shao (Jing Tian), de la megacorporación Shao, quiere integrar a las fuerzas de defensa sus drones en forma de Jaeger, con la ventaja de que éstos no requieren ser piloteados. Liwen Shao, de una megacorporación China, vender sus drones a las fuerzas de defensa mundiales, con base en China, ¿les queda claro que una empresa china fue la que financió esta película, o están siendo demasiado sutiles?

Liwen en Titanes del Pacífico: Insurrección

“Nosotros ponemos el dinero, nosotros cubrimos los altos mandos”.

¿Podrán nuestros rebeldes y temerarios héroes salvar al mundo de Godzilla, Skynet, o cualquiera que sea la amenaza que los acecha?

Uprising utiliza elementos clásicos del género mecha que Pacific Rim olvidó o decidió ignorar:

1- Tenemos a nuestra inocente y débil adolescente con un talento único y especial para los mecha.

2- Tenemos a nuestro violento y rebelde joven, inservible para la sociedad, si no fuera porque es compatible con el sistema de los mecha.

3- Tenemos a un mecha diferenciado, Scrapper, con un lazo fuerte con nuestra protagonista por el simple hecho de que ella misma lo fabricó.

Amara en Titanes del Pacífico: Insurrección

“No estoy segura de lo que estoy haciendo… pero soy la niña genio de los mechas, así es que voy a suponer que sé para lo que sirven los botones que estoy presionando para que la trama continúe .”

Únicamente por observar esos elementos básicos, Uprising es mejor que la película original, sin embargo…

Le sigue dando mayor peso a los personajes humanos que a los mecha. De hecho, Scrapper, el mismísimo Jaeger fabricado por nuestra protagonista, tiene poco protagonismo en comparación al resto de los Jaegers, y si consideramos que a ellos se les sigue prestando una atención superficial, Scrapper se queda con unos cinco minutos de tiempo en pantalla. Inclusive, durante la lucha climática, es difícil saber qué pilotos están en qué mecha, porque la cinta nunca se toma la molestia de ligar a unos con los otros. Y como si lo anterior fuera poco, para hacer las cosas aún más confusas, Amara le pone especial atención a un Jaeger que uno supondría en algún momento iba a manejar, ¡pero no! Ella termina en uno de aspecto más genérico. ¡¿Qué diablos?!

Amara en Totanes del Pacífico: Insurrección

“¿Alguien sabe en qué robot estamos? ¡Yo no se en qué robot estamos?… ¿Importa en qué robot estamos?”

Pacific Rim: Uprising es un paso por buen camino, y se nota que gente con mayor experiencia en el género estuvo involucrada, sin embargo, continúan sin humanizar a los mecha. ¿Y cómo se supone que van a vender juguetes si los niños no llegan a amar a los super robots? ¿Qué me va a motivar a comprar a escondidas de mi esposa un plamo deluxe de $500 dólares si la historia no me crea una conexión con la figura? Ya no digamos por aspectos artísticos o emotivos, por razones económicas a los creadores les conviene resaltar más a los mecha y menos a los pilotos.

La película se lleva 3 marmotas que no saben qué Jaegers manejan, de 5, ya que ofrece mucha acción y una trama de mecha competente, pero tiene el frío corazón de una máquina, en vez del apasionado espíritu de un mecha.

Tres marmotas


Déjanos un comentario a travéz de facebook

2 Comentarios

  1. MÉTETE AL ROBOT ELIAS.

    • Elías

      March 29, 2018 at 3:29 pm

      Jajajajajaja

      Este… no, no me voy a meter al maldito robot. ¡Que alguien más salve al mundo del tercer impacto! ¡Yo me voy de aquí a tener una vida normal!

Déjanos un comentario

Tu dirección de email no será publicada.

*

© 2018 cinemarmota