Dean Israelite: Querías desarrollo de personaje, Elías. ¡Aquí tienes desarrollo de personaje!

Yo: … espera, ¿te diriges a mi, el escritor del artículo?
Dean Israelite: Así es, tú te la pasas lloriqueando por falta de desarrollo de personaje en las películas de acción, y aquí tienes desarrollo de personaje para echar pa’rriba. Ya no tienes de que quejarte, ¿verdad?

Poster de Power Rangers

Reseña de Power Rangers de Dean Israelite

“Power Rangers” es una cosa muy extraña: Es una película basada en una serie americana basada en rodaje de series japonesas basadas en personajes de comics estadounidenses. ¡Y realmente se siente como la quimera que es!

La película trata acerca de un grupo de jóvenes atorados en los 90’s: Jason Scott (Dacre Montgomery), la estrella del equipo de de Football americano de su preparatoria, y chico problema; Kimberly Hart (Naomi Scott), una porrista quien salía con futbolistas hasta que se volvió antisocial; Billy Cranston (RJ Cyler), un geek con autismo quien es víctima de bulling;  Zack Taylor (Ludi Lin), un tipo que intenta lidiar con la enfermedad de su madre a través de su rebeldía; y Trini (¿Trinidad?) (Becky G), una chica enfrentándose a una familia tradicionalista que se muda constantemente. Estos integrantes de drama juvenil se cansan de explorar sus problemas personales y se ponen a explorar una mina, donde encuentran unos cristales que les otorgan fuerza y resistencia sobre humanas.

Billy en Power Rangers

“Oigan, yo soy un simple geek autista y esto se está poniendo demasiado sci-fi para mi gusto. ¿No prefieren que regresemos al drama juvenil?”

Es en este punto en el que la película se acuerda que es una cinta de acción y comienza una historia de origen de super héroes, en la que los protagonistas intentan comprender estas habilidades, y en medio de su confusión, se encuentran con Alpha 5 (Bill Hader) y Zordon (Bryan Cranston), quienes les explican que ellos son los nuevos Power Rangers. Sin embargo, todo este concepto de “Power Rangers” les parece tan ridículo (en su defensa, sí es bastante ridículo), que los chicos deciden mejor regresar al drama juvenil…

Kimberly en Power Rangers

“No estoy segura si ahora tengo super fuerza o este es de los Samsung Galaxy que explotan.”

Por lo menos hasta que se manifiesta la amenaza de Rita Repulsa (Elizabeth Banks), y entonces la película se digna a ofrecernos poco a poco, con cuenta gotas, algo de Power Rangers: Los trajes, los animales mecanizados gigantes y el Megazord. En otras palabras, por fin comienza el Super Sentai… cuando la película ya va en su tercer cuarto.

Lo anterior implica que estos rangers sí tienen desarrollo de personaje, mucho, mucho desarrollo de personaje: Estos chicos se enfrentan a los problemas de la adolescencia, o por lo menos a lo que Holywood me ha enseñado que son los problemas de la adolescencia, yo desperté un día para descubrir que había pelo donde antes no había pelo y entendí que ya era un adulto (voy a tener unan crisis de los 40’s muy interesante), pero ellos viven sus dramas existenciales con pasión desmedida. Cada uno de ellos tiene su propia personalidad, motivaciones e historia individuales que los vuelve únicos. ¡Es más! Hasta el bonachón de Zordon (en esta versión, más desgraciado que bonachón, la verdad) y la malvada de Rita tienen historia y motivaciones que los vuelven personajes más multidimensionales que sus contrapartes de la serie.

Rangers en la cueva

“Esto de ser Power Ranger está bien y todo… ¿pero y si mejor nos ponemos a hablar de nuestros sentimientos?”

Y aunque lo anterior es bienvenido en un drama juvenil, en una película de “Power Rangers” su inclusión resulta bastante debatible.

Los Power Rangers originales eran un grupo de artistas marciales que en lo único que pensaban además de entrenar, era en ser morales y ayudar a su comunidad. Por eso, cuando llegaba la amenaza extraterrestre, con traje o sin él, ellos estaban listos para dejar a un lado los volantes de “salvemos el centro comunitario” y adentrarse en elaboradas coreografías marciales contra sujetos con trajes de foami. Y cabe destacar que eran muy buenos en esto (Jason David Frank, el mismísimo Tommy Oliver, es un luchador MMA, ¡No se puede ser más legit que eso!). En contraste, estos rangers se dedican a lloriquear y andar de emos.

Cascos de Power Rangers

“¡Qué cómodos son estos cascos que mantienen boca y ojos descubiertos! ¿Se imaginan los malabares que tendríamos que hacer para expresar emociones en caso de que estuvieran completamente cerrados?”

Pero coreografías marciales aparte, los Power Rangers originales eran sujetos vestidos de licra, actuando como mimos, brincoteando a la par de explosiones diez metros detrás de ellos, portando armas de plástico. Los Power Rangers originales tenían la credibilidad de niños jugando a guerritas interestelares con disfraces de Halloween y un inesperado presupuesto para efectos especiales. Los nuevos, además de tratarse de personajes mejor logrados, cuentan con armaduras que asemejan trajes de una era espacial, y Zords con mayor peso y realismo; en otras palabras, estos no son niños, sino adolescentes participando en guerritas con un presupuesto aún más alto. Además, no serán expertos en artes marciales, pero estos rangers no están del todo indefensos, y para cuando Rita se vuelve una amenaza más personal, no dudan demasiado en tomar cadenas y tubos, cual cholos, y echarle barrio… con los resultados que uno podría esperar de echarle barrio a un supervillano intergaláctico.

Rita en Power Rangers

Esto es lo que pasa cuando le “echas barrio” a un villano intergaláctico.

La cinematografía es muy, muy buena. Hay una escena de un choque automovilístico tan bien lograda, que durante el resto de la cinta sentía miedo cada vez que ese personaje tomaba el volante, y aún más cuando le dieron un Zord (¡En serio! ¿Por qué no se necesita licencia para manejar esas cosas?). Y los efectos especiales son lo que uno esperaría de una película de Marvel, no de “Power Rangers”. El único “pero” que le puedo poner es al diseño del Megazord, que definitivamente no parece la combinación de varios dinosaurios multicolores ensamblados, sino una versión modificada del Megatron de esas tan malas cintas de “Transformers”.

Megazord en Power Rangers

¿Alguien me puede explicar cómo es que 5 dinosaurios multicolores forman esto?

¿Cuál es el veredicto?

Realmente es muy difícil decidir, yo estoy seguro que muchos amantes del Super Sentai deben estar furiosos ante esta desviación de la fórmula, y yo mismo creo que se debieron enfocar mucho más en la acción que en el desarrollo dramático. Sin embargo, es verdad que tiene todos los elementos de “Power Rangers” que se les podría pedir: Peleas con y sin traje, mechas de dinosaurio, el megazord; además de elementos inesperados, como el ya tan mencionado desarrollo de personaje, la cinematografía, buenos diálogos y efectos especiales sobresalientes.

Por lo tanto, a “Power Rangers” de Dean Israelite le doy 4 Cholo Power Marmots de 5, esperando que esta se vuelve una pauta para futuras entregas de esta franquicia, las cuales, con la historia de inicio ya fuera del camino, quizá se puedan dignar en brindarnos un poco más de acción.

04 marmotas

 

 


Déjanos un comentario a travéz de facebook