“¿Saben qué le falta a esta épica saga espacial? Angustia adolescente y romance cursi mal actuado —George Lucas.

Poster de La guerra de las galaxias: Episodio II - El ataque de los clones

Reseña de Star Wars: Episode II – Attack of the Clones (La guerra de las galaxias: Episodio II – El ataque de los clones) de George Lucas

La Senadora Amidala (Natalie Portman) es víctima de un intento de asesinato por parte de un conspirador misterioso, y Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor) y Anakin Skywalker (Hayden Christensen) son asignados tanto por el canciller Palpatine (Ian McDiarmid) como por el consejo Jedi a protegerla. Aunque aparentemente Anakin interpreta el “proteger a la senadora” como “lloriquear intensamente, buscar al asesino y seducir torpemente a la senadora”, porque eso es justamente lo que hace.

Anakin Skywalker en Star Wars: Episode II – Attack of the Clones

“Voy a hacer un berrinche adolescente enfrente de Padme porque eso es super sexy y las mujeres aman los berrinches.”

Por su parte, Obi-Wan descubre un peculiar ejército de clones en el remoto planeta Kamino, peculiar porque sin tener conocimiento de su existencia, resulta que él, así como toda la orden Jedi, son sus propietarios.

Del otro lado de la guerra, el conde Dooku (Christopher Lee) está organizando a varios sistemas para que se independicen de la República, cosa que el consejo Jedi no puede tolerar, porque… ¿la independencia y la  libre determinación de los pueblos son parte del lado oscuro?

Obi-Wan Kenobi en La guerra de las galaxias: Episodio II - El ataque de los clones

“Este… sí… claro… ese ejército que menciona y que quiero suponer ya fue pagado con anterioridad yo lo ordené… sí… este… ¿cuándo me lo puedo llevar?”

¿Podrán nuestros “héroes” continuar el reinado de opresión de la corrupta República impidiendo que los sistemas se independicen? ¿Podrá Anakin hacer un berrinche lo suficientemente grande como para tener éxito en seducir a Padme Amidala?

Aquí es donde la saga de Star Wars se pone extraña, ya que uno no está seguro de quienes son los buenos y quienes son los malos.

Darth Sidious definitivamente es un villano, ya que en lo único que está interesado es en el poder, y sus principales herramientas para conseguirlo son la guerra y el engaño. ¿Pero los Jedi son en verdad los buenos?

Vamos a hacer una lista de las cosas, que hasta esta película, el consejo Jedi aprueba:

  • Destruir a sus enemigos, los Sith, el grupo ideológicamente opuesto.
  • Impedir que los planetas se independicen de la República.
  • La discriminación, ya que únicamente aceptan entre sus filas a individuos de cierta edad y características tanto física como ideológicamente específicas.
  • La guerra. No la empiezan, es cierto, pero ya que están adentro, son bastante proactivos en ella.
  • Utilizar un ejército de procedencia dudosa para hacer la guerra.
Ejército de clones en La guerra de las galaxias: Episodio II - El ataque de los clones

“Para la escoria independentista aniquilar, un ejército de dudosa procedencia procuré; porque al lado oscuro nuestros contrincantes pertenecen. Y si me equivoco, matarlos a todos, de todas formas conseguiré. Sí.”

Y aquí está una lista de cosas que el consejo Jedi desaprueba:

  • El amor.
  • El que un joven rescate a su madre.
  • La libertad de pensamiento, porque todo pensamiento que no se alinee a la línea de pensamiento Jedi lleva al lado oscuro.
Yoda en Star Wars: Episode II – Attack of the Clones

“El amor lleva al apego, el apego lleva al sufrimiento, el sufrimiento lleva al odio y el odio lleva al lado oscuro… no es como si a mi, hace 700 años, friendzoneado me hubieran; por lo que desde entonces, que ningún Jedi el amor pueda experimentar, hubiera decidido, nada de eso… mmmm… aunque la Friendzone, definitivamente, parte del lado oscuro es…”

Considerando lo anterior, los Jedi ya no parecen tan heróicos, ¿verdad?

Además, yo entiendo que la película menciona que “el lado oscuro lo niebla todo”, pero el consejo Jedi es bastante iluso en algunos temas (por no decir incompetente): ellos constantemente hablan de un elegido que “traerá el balance a la fuerza”. ¡A ver! En la galaxia hay miles de Jedi y únicamente un par de Sith, por lo que un balance implicaría o menos Jedi o más Sith, hasta que ambos extremos de la fuerza quedaran en igualdad de circunstancias. ¿Qué les hace pensar que un balance en la fuerza los va a beneficiar?  Pero supongo que eso va de la mano con mi comentario anterior, que los “Jedi” en realidad no son los héroes de la historia, y si en algún momento lo llegaron a ser, a estas alturas la orden se ha vuelto arrogante y corrupta.

Windu en La guerra de las galaxias: Episodio II - El ataque de los clones

“Aniquilamos a todos los practicantes del lado oscuro pasando completamente la balanza hacia nuestro lado. Ese es el tipo de balance en la fuerza que me gusta.”

Aquí la pregunta es: ¿George Lucas tenía planeado que uno cuestionara a los Jedi, o esto es resultado de una mala narrativa?

Pasando a algo más positivo, tengo que aceptar que la tecnología hasta este punto se había desarrollado lo suficiente como para que el abuso de CGI dejara de resultar tan molesto. Pero lo que sí es muy molesto, es el personaje de Anakin, el protagonista, el tipo que debería provocarnos la mayor empatía ya que a su lado vamos experimentado la historia.

Yo no se quién le dijo a George que al público le encantan los adolescentes lloriqueando en pantalla, o que un par de jóvenes declamando, de la forma más tiesa y frívola posible, frases entre inapropiadas e incómodamente cursis, resulta enternecedor. Porque el romance… ¡Por la Gran Marmota, el intento de romance! Las escenas de Anakin y Padme retozando en el campo de flores, y la discusión frente a la chimenea, son escenas tomadas torpemente de películas románticas (verdaderamente románticas) de los 40’s, que aplicadas a nuestra impertinente pareja, resultan no solo molestas, sino nauseabundas.

Escena de La guerra de las galaxias: Episodio II - El ataque de los clones

George Lucas orgulloso presenta: “Lo que el lado oscuro de la fuerza se llevó”, con Padme O’Hara y Anakin Butler.

Realmente lo único rescatable de esta película son sus escenas de acción, aunque así como con el CGI, también se abusa de ellas. Lo que debería ser el clímax de la película dura 40 minutos, ya que cuando está terminando la batalla final y esperamos con ansias el desenlace, resulta que aún nos quedan un par de batallas finales más.

Attack of the Clones varía de entre entretenida a intragable, siendo, afortunadamente, las escenas intragables las menos, por lo que alcanza a rescatar dos marmotas que no paran de lloriquear porque son adolescentes y eso es lo que hacen los adolescentes, de cinco.

Dos marmotas


Déjanos un comentario a travéz de facebook