“¡Vaya! ¿En serio les gustó mi extraña película de samurais espaciales? … pues supongo que les podría ofrecer otra más… ” —George Lucas.

Poster de Star Wars Episodio V El Imperio Contraataca

Reseña de Star Wars: Episode V – The Empire Strikes Back (La guerra de las galaxias: Episodio V – El Imperio contraataca) de Irvin Kershner

De alguna forma, y gracias a los poderes místicos de samurai espacial, nuestros héroes, Luke Skywalker (Mark Hamill), Han Solo (Harrison Ford) y Leia (Carrie Fisher), junto con el par de droids y su perro, lograron destruir “La Estrella de la Muerte”, y como premio, se están congelando en un planeta de hielo mientras se ocultan del imperio. ¡Vaya victoria! ¿Verdad?

Porque recordemos que su pequeña victoria fue un golpe de suerte resultado de un error de ingeniería en  la gigantesca arma del imperio (¿o no lo fue?), pero la rebelión aún está en notable desventaja ante su aplastante poderío.

Luke tendrá que encontrar a un maestro Jedi que lo guíe, y Han tendrá que utilizar todas sus triquiñuelas de contrabandista, para, ya no hablemos de derrotar al imperio, sino mantenerse vivos.

Leia en Star Wars Episodio V El imperio contraataca

“Muy bien, gente, conseguimos destruir la Estrella de la Muerte, ¡Yay por nosotros! Pero nos enfrentamos a  un imperio galáctico con cientos de miles de estaciones espaciales más, así es que… este…échenle ganas…”

Para esta película, George Lucas decidió que estaba demasiado ocupado administrando su nuevo imperio mediático, así es que contrató a su maestro de cine, Irvin Kershner, como director. Supongo que Irvin (guiño, guiño) nunca reprobó a George Lucas (guiño, guiño), ni le puso calificaciones poco satisfactorias a sus trabajos (guiño, si alguno de mis maestros está leyendo esto, guiño), por lo que pudo obtener esta oportunidad.

En “episodio V” vemos como nuestros protagonistas, y hasta antagonistas, pasan de ser una bola de desconocidos cuyos objetivos se alinean ligeramente, a una familia, aquí es donde ocurre la gran revelación de la que no hablaré por la minúscula posibilidad de que alguien no la conozca (alguien que haya vivido en una cueva desde 1980). Porque aún más que la inevitable confrontación con el emperador, creo que éste es el verdadero clímax de la trilogía, y esta pequeña escena justifica toda la existencia de la película entera.

Luke en Star Wars Episodio V El imperio contraataca

“¡Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!”

Así como las relaciones entre los personajes, el concepto de la fuerza ha evolucionado: ha pasado de ser una simple ampliación perceptiva, que de repente le sirve a Vaider para torturar a sus almirantes, a una combinación de telequinesis y telepatía, fundada en una filosofía que recuerda al budismo, con todo y complejos rompecabezas que intentan confundir a la mente hasta que esta se desespere tanto que alcance la iluminación.

De hecho, todo el concepto del Jedi pasa de ser un instrumento a un fin, y aprendemos que nuestros héroes no podrán derrotar al imperio con pistolas, naves espaciales, o siquiera una bomba termonuclear, sino que sólo un caballero Jedi podrá vencer al emperador.

La fuerza en Star Wars Episodio V El imperio contraataca

“Aprender malabares y cabriolas, importante para un guerrero Jedi es. Cuando el dinero pueda llegar a faltar, un poseedor de la fuerza nunca sabe.”

Algo negativo que tiene esta película es que no funciona como una unidad, es la parte media de una trilogía y carece de un verdadero planteamiento, pero sobre todo, de un desenlace. Y sin las dos películas a sus extremos que la acompañen, sencillamente no tiene sentido o razón de ser.

En el momento que se estrenó, me imagino que debió ser bastante frustrante la manera en la que la película simplemente se corta al final, sabiendo que pasarían años antes de poder presenciar un verdadero cierre para la historia, y eso suponiendo que a la cinta le fuera suficientemente bien en taquilla para garantizar una tercera secuela.

Sin embargo, actualmente sabemos que esa secuela sí llegó, y la podemos disfrutar al instante de que termina este episodio, por lo que “El imperio contraataca” se lleva 4 marmotas que entrenan la fuerza haciendo cabriolas, de 5.

04 marmotas


Déjanos un comentario a travéz de facebook