“¿En serio después de lo mucho que se decepcionaron con la trilogía de precuelas, en serio quieren más Star Wars? Pues bueno, si quieren más del Star Wars original, eso es exactamente lo que les vamos a dar, ni más ni menos” —Disney.

Poster de Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza

Reseña de Star Wars: Episode VII – The Force Awakens (El despertar de la fuerza) de J. J. Abrams

Rey (Daisy Ridley), una joven que vive en un planeta desértico, se encuentra a un pequeño droid con información de vital importancia para la resistencia rebelde, y ahora lo deberá llevar a una de sus bases con ayuda de… Han Solo (Harrison Ford)… esta historia me parece conocida… información que había logrado conseguir Poe Dameron (Oscar Isaac), un importante agente de la resistencia quien es capturado por Kylo Ren (Adam Driver), un Sith Lord vestido con armadura negra, discípulo de un deforme líder imperialista… ¡A ver! ¡Esto es claramente el “Episodio IV”, esto es “A New Hope”! Pero continuemos… este líder imperialista quien tiene una enorme arma secreta capaz de destruir planetas… ¡No! ¿Saben qué? ¡Al sarlacc con esta sinopsis! Esta es claramente la historia de la película original de Star Wars, con personajes con nombres, géneros y razas diferentes, y a veces ni eso, porque Han Solo sigue teniendo el papel de Han Solo. ¿Cuál es el punto de una sinopsis para una historia que se ha visto, repetido y parodiado hasta el cansancio? ¿Esta cosa por lo menos ofrece algo que sea nuevo?

Rey en Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza

El droid con la información vital para la resistencia vaga por el desierto, es capturado por un revendedor sin escrúpulos, y rescatado por un local sensible a la fuerza… ¡Vamos, muchachos, ni siquiera lo están intentando!

Sí, tenemos al personaje de Finn (John Boyega), un stormtrooper quien decide buscar una vida diferente a la de fallar disparos y ser atormentado por Ewoks. Es una lástima que al personaje potencialmente más interesante se le ofrezca un trasfondo tan simple para permitir que toda la historia gire alrededor de Rey (la nueva Luke Skywalker, con algunas de las habilidades de mecánico de Han Solo), y de otro infame personaje del que comentaré más tarde.

Finn en Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza

“¡Ewoks! ¡Ewoks atacando por todas direcciones!”

The Force Awakens es visualmente asombrosa. Por una parte, es claro que la tecnología en CGI ha avanzado notablemente desde Revenge of the Sith, eso es un mérito que realmente no le podemos atribuir a esta película, sino al tiempo. Lo que sí le podemos atribuir, es que a diferencia de la trilogía de precuelas, esta cinta sí respeta los diseños originales de Ralph McQuarrie, actualizándolos de una forma notable, contemporánea, y a la vez sensible, lo que le brinda una continuidad estética con la trilogía original, y consigue que el mundo de Star Wars nunca se haya visto más impresionante. Y como si esto fuera poco, el estilo cinematográfico más moderno de J. J. Abrams nos pone al público aún más cerca de la acción.

En otras palabras, “El despertar de la fuerza” es increíblemente bonita… Sin embargo, esto es lo único bueno que puedo decir de ella.

Poe en Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza

Sí, Poe, yo también estoy sorprendido de que la Primera Orden se hubiera tomado la molestia de actualizar ligeramente el diseño de todos y cada uno de los uniformes de los stormtroopers. Espero que por lo menos hayan reciclado todos los uniformes que tiraron.

La historia es una copia descarada de la película original de Star Wars, utiliza los mismos personajes, las mismas locaciones, los mismos elementos narrativos. Y algunos de los pocos y pequeños cambios que propone, no son precisamente para mejorar.

El concepto de “la fuerza” ha cambiado a través de las películas, pasó de ser percepción extra-sensorial religiosa, a telequinesis mística, a ciencia. Con “El despertar de la fuerza” volvemos de lleno a los dominios de la fantasía, al extremo de que el muy tecnológico lightsaber se ha vuelto una espada mágica arturiana capaz de elegir a su portador. De hecho, todo el concepto de la fuerza ha pasado de ser una energía misteriosa que debe ser estudiada y dominada, a un poder místico que por si mismo elige y guía a sus elegidos, lo que inicialmente no suena tan mal, después de todo, no es el primer cambio que se le hace al concepto de “la fuerza”. Pero si se le analiza más a detalle, resulta que este cambio presenta implicaciones terribles para toda la saga.

Una de las bases de los Jedi, y hasta de los Sith, ha sido siempre la relación discípulo y maestro; si la fuerza es una energía que debe ser estudiada, es necesaria la guía de un maestro para comprenderla. Sin embargo, y por más que el “Episodio VII” menciona constantemente la importancia del maestro, lo que en realidad nos muestra es que no son indispensables, lo único que realmente se necesita es ser elegido por la fuerza, y de repente se tienen las habilidades de un experimentado guerrero Jedi.

Lightsaber en Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza

“Rey… Rey… acércate… Exca-lightsaber-libur te llama…”

The Force Awakens nos ofrece al peor personaje de toda la saga, sí, peor que Jar Jar Binks. Jar Jar por lo menos tenía la sensatez de hacerse a un lado en los momentos importantes, pero Kylo Ren aparece en los momentos climáticos de esta cinta, por la sencilla razón de que él es el villano, el antagonista de la película, ¡y qué patético villano es! Más que inspirar miedo, o siquiera respeto, Kylo inspira lástima y pena ajena. ¿Por qué de todos los villanos que J. J. Abrams pudo copiar (porque es claro que a eso se dedicó durante toda la producción de esta película) tuvo que elegir al Anakin puberto y berrinchudo? ¿Acaso J. J. nunca vio The Phantom Menace? Esa película tenía un imponente villano con potencial muy poco aprovechado, no me hubiera molestado que lo copiaran a él.

Kylo Ren en Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza

Como cuando de tu abuelo no heredas el talento, ni la presencia, ni el carisma… sólo sus berrinches adolescentes.”

Un serio problema de haber copiado íntegramente el episodio IV, es que ese capítulo ocurrió durante el apogeo del Imperio Galáctico, pero para el tiempo en el que transcurre esta película, el Imperio ya terminó, los rebeldes ganaron. Aquí, como una equivalencia al Imperio, nos presentan a “La Primera Orden”, los remanentes de este gobierno caído (lo que tiene sentido), pero también nos introducen a una resistencia rebelde que sigue estando activa, hasta con el mismo símbolo, sólo que ahora en vez de “Alianza Rebelde” se les llama “La Resistencia”. ¡A ver! Si el nuevo gobierno galáctico es una República, y la supuesta “Resistencia” es apoyada por la República, entonces no es una resistencia, los que se están resistiendo al nuevo gobierno son la Primera Orden, ellos deberían ser “La Resistencia”. En su intento de clonar a A New Hope, The Force Awakens se aferra a un status quo que debió haber cambiado radicalmente después de Return of the Jedi.

La resistencia en Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza

“Y cuando les digan “Oye, ya ganamos, el Imperio ya cayó, ahora gobierna le República”, recuerden que la Resistencia no es sólo una lucha contra el poder establecido, no es sólo una posición política, la resistencia… La Resistencia se lleva en el corazón.”

Se podrán decir muchas cosas acerca de George Lucas: que si era arrogante, egocéntrico, que si estaba loco. Pero ese director tenía los pantalones para ofrecer cosas nuevas, era un verdadero creativo. La gente que trabajó en esta película carece de toda creatividad… ¡No, me retracto! ¿Saben qué? Yo se que J. J. Abrams tiene muchísima creatividad, yo mismo soy un enorme fan de su serie Fringe. Aquí lo que debió pasar es que o J.J. no se atrevió a aportar a una saga tan importante culturalmente como lo es Star Wars, o no lo dejaron,

“El despertar de la fuerza” es un huevo Fabergé, muy, pero muy bonito en el exterior, sin embargo, está hueco, no tiene nada adentro, carece de vida y corazón, por lo que apenas alcanza a salvar dos marmotas que no necesitan maestros porque ellas fueron elegidas por un lightsaber mágico, de cinco.

Dos marmotas


Déjanos un comentario a travéz de facebook