“Se me antoja desarrollar una película sobre crítica social, demografía y el mundo corporativo… girará en torno a un bebé que habla.” – Tom McGrath, 2015.

Poster de Jefe en Pañales Reseña

Reseña de The Boss Baby (Un Jefe en Pañales) de Tom McGrath

Tan sólo fueron necesarios los primeros quince minutos de esta película para motivarme a correr al médico y hacerme una vasectomía. ¿Exagerado? Quizá. ¿Real? Eso se los dejo a su imaginación…

Bebé en Un jefe en pañales Reseña

Cualquier persona que vea esta escena y diga que quiere un bebé está mintiendo.

Tim Templeton (Miles Christopher Bakshi) es un niño que padece de una preocupante esquizofrenia paranoide con alucinaciones visuales y auditivas ocasionada por un complejo de Edipo mal resuelto… aunque creo que en estos tiempos a eso le llaman “tener una imaginación creativa”. En fin, el punto es que la historia es narrada a través de los ojos de un niño de siente años y todo lo que vemos está en el límite entre la realidad y la fantasía.

Alucinanciones en Un Jefe en Pañales Reseña

Si hubiera tenido este nivel de alucinaciones de niño, consideraría violencia familiar el que no me hubieran ofrecido atención psiquiátrica.

El psicótico de Tim vive feliz con sus padres y su psicosis, cuando llega una pequeña criatura revoltosa, chillona, y muy trajeada, llamada… llamada… ¿Boss Baby? Bueno, creo que el bebé no tiene nombre (por lo menos durante el 95% de la película), pero su voz la interpreta Alec Baldwin. Y pareciera que el objetivo de esta criatura es robarle a Tim todo el amor y atención de sus padres, sin embargo, resulta que es un agente (y nivel gerencia, ni más ni menos) de la compañía encargada de hacer bebés. ¡Ah! Porque los bebés son fabricados por una compañía… ¿o ustedes cómo pensaban que se hacían los bebés? ¡¿Eh, cochinotes?!

Boss Baby es un agente que viene a resolver el problema más grande del mundo… ¡La enfermiza obsesión de nuestra sociedad con los perros!

Cachorritos en Un Jefe en Pañales Reseña

Sí, aquí está uno de los síntomas que resume la mayoría de nuestros problemas sociales.

Y aquí es donde The Boss Baby me impresiona completamente. Yo me esperaba una inocente película infantil, que quizá manejaría temas familiares sobre el amor fraternal (cosa que hace), que quizá se burlaría un poco del mundo empresarial (cosa que también hace). ¿Pero una fuerte crítica contra las personas que prefieren tener mascotas a hijos? Eso no lo veía venir… y lo adoro. Porque yo odio a los perros: Son criaturas sucias, ruidosas, agresivas, y que para muchos (demasiados, diría yo) merecen más derechos que inclusive los seres humanos… además que toda persona razonable sabe que los gatos son mucho mejores mascotas.

Gráfica en Un Jefe en Pañales Reseña

Me perturban los niveles de popularidad en esta película, y no únicamente por los bebés: Los gatos demasiado abajo de los perros, ¿Y al nivel de pájaros… y peces? Esta es claramente una sociedad muy, muy enferma.

Pero voy a intentar ponerme un poco serio. Miren, es muy claro que Hollywood es progresista, o por lo menos le gusta dar la apariencia de que es muy progresista, por eso me sorprende tanto que crearan una película para niños en la que básicamente están atacando a un buen sector de la gente pro-animal y a todo el movimiento childfree, me sorprende que hubieran hecho una película que diga: “Sabemos que está de moda esto del individualismo, la inclusión de distintas maneras de vivir la vida, pero hay una razón por la que tantas generaciones pasadas veían a la familia tradicional como un máximo. Además, si los humanos nos dejamos de reproducir por andar persiguiendo nuestros sueños individualistas… nos vamos a extinguir como especie”.

Mi posición en este tema es un poco compleja: Por un lado, me parece absurdo el pensar que un perro puede estar al nivel de un ser humano, considerar que la compañía canina, por más leal que esta pueda ser (leal pero forzada, cabe destacar), llegue a estar al nivel de convivir con otra persona; pero por el otro lado, creo que hay una razón social-económica-subconsciente-evolutiva para que se esté dando este fenómeno, para que la gente esté prefiriendo mascotas a hijos, creo que es una especie de mecanismo para controlar nuestro peligroso nivel de sobrepoblación.

Dinero Un jefe en pañales reseña

Si no están de acuerdo con mi opinión, tengan y cómprense algo bonito.

Pero independientemente de mi posición, me parece interesante que alguien se haya atrevido a sacar el tema al aire.

La película es visualmente muy atractiva, en especial los gestos del bebé, que varían brillantemente entre los de un infante y un adulto. Y la comedia es mucho más refinada de lo que podría esperar de una animación sobre un bebé que habla.

Al final, “Un Jefe en Pañales” me convenció tanto, que me hubiera arrepentido mucho si no hubiera estado bromeando antes y realmente me hubiera hecho esa vasectomía… jeje… jeje… ¡Ay, por la Gran Marmota! ¡¿Qué he hecho?!

The Boss Baby es una comedia familiar que sorpresivamente toca temas de crítica social, y lo hace de forma sutil y pertinentemente, por lo que se lleva 4 marmotas nivel gerencial de 5.

04 marmotas


Déjanos un comentario a travéz de facebook