En la mayoría de películas de terror los protagonistas son adolescentes, niños o familias, personas bastante inocentes (por no decir torpes) con las que el público se puede sentir identificado. Porque a fin de cuentas el público no está ahí, enfrentándose al asesino o monstruo, y es necesario que sienta el peligro a través de los personajes que sí se enfrentan a él. Hay casos, como en Alien, en que los protagonistas son guerreros experimentados, pero la amenaza es tan grande, tan imparable, que los personajes continúan siendo fácilmente subyugados y sufrimos, junto con ellos, su impotencia y desesperación. En otras palabras, el asesino o monstruo es terrorífico porque lo identificamos como un peligro potencial para los personajes, y por ende, para nosotros.

Por lo tanto, sería muy estúpido poner a un protagonista inmortal e inmune a todo daño en una película de terror, ¿verdad?

Poster de La Momia 2017

Reseña de The Mummy (La Momia) de Alex Kurtzman

La película comienza con un flashback en el que unos caballeros templarios resguardan una piedra roja en una tumba, el cual es interrumpido por un grupo de excavación encontrando dicha tumba en el subsuelo de Londres, excavación que es interrumpida por el Doctor Henry Jekyll (Russell Crowe), a quien nadie le pregunta, pero aún así procede a narrar la historia de Ahmanet (Sofia Boutella), una princesa que al ser despojada de su herencia al trono, por el nacimiento de su hermano menor, hace un pacto con el dios Set para obtener la habilidad de asesinar a su familia y tomar el reino a la fuerza, a cambio, ella tiene que encajarle una daga mágica (que tiene en su mango una piedra roja) a un elegido, lo que le permitirá a Set renacer en la tierra. La princesa es detenida por unos sacerdotes a mitad del ritual y sepultada viva. Y así, en los primeros cinco minutos, se nos quita la oportunidad de descubrir estos interesantes acontecimientos del pasado de la mano de los protagonistas en una película cuyo primer acto es de exploración. ¡Gracias, Rusell Crowe!

Doctor Henry Jekyll en La Momia 2017

“Doctor Henry Jekyll, a su servicio.”

Mientras tanto, en Iraq, los bastante incompetentes (que en la película vendría siendo el equivalente a “cómicos”) soldados Nick Morton (Tom Cruise) y Chris Vail (Jake Johnson), buscan tesoros que vender en el mercado negro (quizá al “incompetentes” debí agregar “inmorales”) pero son emboscados por ISIS y accidentalmente encuentran una tumba misteriosa y desconocida… bueno, desconocida para ellos, para nosotros es obvio que se trata de la tumba de Ahmanet. ¡Gracias, Rusell Crowe!

Doctor Henry Jekyll en La Momia 2017

“De nada.”

Afortunadamente, los soldados son rescatados por el Coronel Greenway (Courtney B. Vance) quien les declara que ha descubierto sus actividades de contrabando. En eso llega la doctora Jennifer Halsey (Annabelle Wallis), la arqueóloga del escuadrón (porque aparentemente el ejército de los Estados Unidos tiene de esos), quien se queja con su superior de que Nick le robó el mapa que permitió el descubrimiento de la tumba, porque como el coronel acaba de mencionar, Nick es un contrabandista, y exige tiempo para investigar el lugar. Greenway le da dos horas para la exploración y les ordena a Nick y Vail acompañarla, porque obviamente lo más pertinente es enviar a un par de sujetos que todos los involucrados acaban de acusar de saqueadores de tumbas a explorar una tumba, ¿verdad?

Nick en La Momia 2017

“¿En serio me van a dejar bajar a pesar de que saben que soy un contrabandista? ¡Vaya! En cualquier otra película me hubieran mandado a corte marcial. Supongo que tiene sus ventajas el estelarizar películas malas…”

La doctora analiza con detenimiento la tumba en una escena completamente inútil, tomando en cuenta que cualquier cosa que pueda descubrir,  nosotros ya la sabemos… ¡Gracias, Rusell Crowe!… y Nick, convenientemente para la trama, libera el sarcófago de Ahmanet, aunque sin saberlo, ha quedado condenado por una terrible maldición, y con “terrible maldición” me refiero a que ahora el tipo es inmortal y lo persigue una hermosa mujer para volverlo un dios. ¡Oh, el horror!

Nick en La Momia 3

“¡Oh, no! ¡No mujeres hermosas, inmortalidad y poderes divinos! ¡Todo menos eso!”

Es muy claro que con el Dark Universe, Universal Studios está intentando seguir la pauta del Universo Cinemático de Marvel. El detalle está en que lo están siguiendo tan al pie de la letra, que se les olvidó que ellos no tratan con super héroes, sino con monstruos clásicos. Porque The Mummy, que cabe destacar, pasa a segundo plano al personaje de la momia para poner toda su atención al de Tom Cruise, más que una película de horror es una cinta de “origen” de super héroes, con mayor similitud a historias como Ghost Rider de Marvel o  Etrigan de DC, que al filme clásico de donde toma su nombre. Con todo y  la combinación de humor (o intento de) y acción que se ha vuelto el sello característico de las películas del universo Marvel.

Pero para ser un super héroe, Nick Morton es muy poco heróico. Además, las constantes y forzadas escenas cómicas hacen ver a Tom Cruise, uno de los mejores actores de acción de su generación, bastante incompetente… además, a pesar de que el tipo ha sido bendecido (o maldito, según la película) con el don de la inmortalidad, jamás, ni en una sola ocasión, utiliza este poder de forma creativa para derrotar a su enemigo, jamás.

Nick en La Momia 2017

“Si no tuviera que ser tan “cómico” todo el tiempo, quizá no me patearían el trasero tan constante y humillantemente.”

Y hablando de la momia, ella nunca se sale de su camino para lastimar a alguien o realizar actos villanescos, ya no digamos terroríficos. Ahmanet tiene un objetivo muy específico, y únicamente utiliza o lastima a los personajes que le estorban o se le cruzan enfrente. El escapar de su furia es realmente tan sencillo como hacerse a un lado. Inclusive, la rubia de Jenny, la persona más odiada por Ahmanet, por celos femeninos más que otra cosa, lo único que tendría que hacer es alejarse del conflicto y quedaría fuera de peligro.

La presencia de Jenny llega a ser tan ilógica, tomando en cuenta que no es ni esposa ni pareja de Nick y no resulta especialmente útil contra la momia, que el mismo soldadito protagónico le llega a preguntar por qué sigue ahí. Y si Jenny tuviera un poco de vergüenza, quizá le respondería, “para ser la doncella en aprietos, ¿para qué más?”

Jenny en La Momia 2017

“¡Ey, tener que ser constantemente rescatada es trabajo difícil!”

Ahora, toda la película gira alrededor de apoyar o impedir la encarnación de Set, lo que se supone que es malo porque Set es el dios egipcio de los muertos… ajá… ¿Y qué se supone que va a hacer? ¿Causar inundaciones, incendios, transformar a la gente en muertos vivientes, engendrar monstruos con cabezas de chacal que devoren a millones? La película es bastante vaga con este tema, y definitivamente no ayuda el hecho de que según la mitología egipcia, Set no es una deidad especialmente malvada, de hecho, junto con Ra, Set es encargado de luchar contra Apep, la serpiente del caos, quien intenta detener la salida del sol cada mañana y quien sí podría ocasionar el fin del mundo.

A fin de cuentas, la cinta únicamente hace menciones superfluas acerca de la existencia de este dios antiguo, a quien más que nada, se le teme por ser un dios antiguo y estar relacionado con la muerte, pero no logra cimentar este concepto del “gran mal a vencer”, por la sencilla razón de que nunca lo vemos hacer algo especialmente malo. Sí, es cierto que le dio el poder a Ahmanet para asesinar a su padre y a su hermano, pero eso es un asesinato político, de los cuales también tenemos en la vida real, y curiosamente, en ocasiones con resultados positivos, algo muy alejado del gran horror del que inútilmente se nos intenta convencer.

Si The Mummy no tiene un buen héroe o villano, por lo que no funciona como película de super héroes, si no sirve como película de terror, y si con tanto humor forzado que entorpece las escenas de combate y persecución, apenas es competente como película de acción, entonces, ¿para qué sirve?

Realmente para nada, y definitivamente no para comenzar un universo cinematográfico, por lo que se lleva una marmota aterrada por su propia falta de mortandad de 5.

Una marmota

 

 

 


Déjanos un comentario a travéz de facebook