“Como que la primera película de Thor estuvo demasiado experimental. Para esta me gustaría algo más promedio, estándar… mediocre…” —Alan Taylor

Poster de Thor Mundo oscuro

Reseña de Thor: The Dark World (Mundo oscuro) de Alan Taylor

Jane Foster está dolida y ofendida, Thor (Chris Hemsworth) no la ha visitado desde la película original, y eso que estuvo en la Tierra durante la mayor parte de Avengers. La escusa de Thor es que había estado muy ocupado salvando al mundo, aunque yo me imagino que la razón es que el cameo de Natalie Portman le salía muy caro a producción. Pero Jane no ha dejado de buscar a su novio divino, y en su búsqueda se encuentra con unos glitches en la Matrix (en realidad son una anomalía espacial por la cíclica alineación de dimensiones, pero toda la escena es tomada directamente de Animatrix). Nuestra heroína es poseída por el Aether, una sustancia capaz de volver la materia en antimateria (¿por qué entonces Jane no se vuelve antimateria? ¡qué se yo!), y hasta el momento en el que Jane se pierde en los errores de la Matrix, hasta entonces Thor decide que su enamorada vale la pena su tiempo y va en su rescate.

Animatrix en Thor: Mundo oscuro

¿En serio, Alan? ¿En serio?

Malekith (Christopher Eccleston), el líder de los elfos oscuros, quienes son una especie que ha existido oculta desde antes de la creación del universo mismo, es despertado por el Aether y vuelve a comenzar la guerra de aniquilación para regresar el universo a la oscuridad que hubiera disputado contra el padre de Odin.

Lo anterior se escucha muy complejo, porque a la usanza de las series de ciencia ficción de los 70’s, los guionistas de Dark World le inventan términos complicados y rimbombantes a todo. Sin embargo, la historia es ridículamente simple: Villano genérico busca arma de destrucción masiva para acabar con el universo, héroes intentan detenerlo, fin. Nuestro villano genérico es motivado única y exclusivamente por la destrucción, es más unidimensional que una hoja de papel, y nuestros héroes… pues bueno, ellos recibieron todo el desarrollo de personaje que iban a tener durante la primera película.

Malekith en Thor: Mundo oscuro

“… y entonces el convertidor de neutrinos que converge con la batería kleinesiana permitirá que las tinieblas del destino del infinito de la profecía se… este… ya me perdí… pero el punto es que soy muy malo y quiero destruir todo y así…”

Lo único rescatable es una subtrama interesante encabezada por Loki (Tom Hiddleston), con el inconveniente de que Loki ni es el protagonista ni el antagonista de esta película, por lo que los efectos de sus triquiñuelas son tanto limitados como cuestionables. Porque considerando que “Thor: Mundo Oscuro” es parte del universo cinemático de Marvel, hay un guión global que no se puede contradecir.

Y ese es el mayor problema de Dark World, que pareciera que se trata más de una escusa para introducir al universo Marvel una nueva gema del infinito que una verdadera película que busque ofrecer al público una historia que merezca ser contada.

Loki en Thor: Mundo oscuro

“¡Llevo diciéndoles por tres películas que yo soy un personaje más interesante que mi hermano! ¡¿Pero a quién hacen protagonista?! ¡A él!”

La primera película de Thor nos ofrecía una interesante mezcla de ciencia ficción, comedia romántica y Shakespeare, Dark World nos ofrece… la historia más genérica de ciencia ficción entre las historias genéricas de ciencia ficción… y a Loki. Pero como 15 minutos de Loki no pueden rescatar una película de dos horas, Thor: The Dark World se queda con dos marmotas que le copiaron la escena más interesante de su película a Animatrix, de 5.

Dos marmotas


Déjanos un comentario a travéz de facebook