“El público no se va a sentir identificado con una muchacha ricachona… pero si siendo rica se hace pasar por pobre…” —Roar Uthaug

Poster de Tomb Raider

Reseña de Tomb Raider (Las aventuras de Lara Croft) de Roar Uthaug

Lara Croft (Alicia Vikander) es una joven  mensajera, realizando todo tipo de trabajos para llevar el pan a la mesa, como el resto de nosotros… excepto que no lo es… en realidad Lara es la heredera de una megacorporación, quien ha decidido darle la espalda a su vida de lujos con la esperanza de que vuelva su padre, Lord Richard Croft (Dominic West)… ¿como el resto de nosotros?

Lara Croft en Tomb Raider

“¡Qué pesado es esto de trabajar! ¡Lo bueno es que el ser pobre es una elección!”

Lara descifra un mensaje de su padre, y descubre que Lord Croft era en secreto arqueólogo (supongo que no se animó a decirle a sus papás que quería estudiar arqueología en la universidad), y desapareció en su viaje a la isla perdida de Yamatai buscando el rastro de la mítica reina Himiko. El detalle está en que su investigación fue descubierta por una nefaria sociedad secreta, y como última petición, le solicita a Lara que destruya todos sus estudios relacionados con Himiko para que estos villanos no tengan forma de encontrarla.

Arqueología en Tomb Raider

“¡Entonces era cierto! ¡Mi padre sí tenía un secreto oscuro… estudió una carrera de humanidades!”

La señorita Croft llega a la conclusión de que su padre está loco, en vez de quemar la investigación la carga consigo, y en vez de contratar a un equipo de rescate entrenado con sus millones, decide salir ella sola a rescatarlo porque… ¡No se! Supongo que la demencia es hereditaria en esa familia.

Tomb Raider está ligeramente basada en el videojuego del mismo nombre de 2013, que a su vez es un reboot de una larga serie de juegos de video.

A pesar de que ha recibido algunas críticas, Alicia Vikander se parece mucho al personaje del juego, y su físico atlético vuelve creíble la mayoría de sus hazañas. De hecho, para una película de acción que contiene sociedades secretas y míticos gobernantes japoneses con poderes sobrenaturales, el escenario se mantiene bastante verosímil. Además, la cinematografía es pertinente al hacer referencia directa al juego sin perder su funcionalidad en la pantalla grande. Sin embargo, hay un detalle que no me termina de convencer…

Lara Croft, Lara Croft no es un personaje que genere empatía.

Comenzando por el hecho de que a diferencia de la joven Lara, la mayor parte del público no trabaja por capricho, sino por necesidad, por lo que este vago intento de que el espectador se sienta más identificado con ella resulta contraproducente. Además, Tomb Raider tiene un choque de tonos:

En la serie original, Lara Croft es una versión femenina de Indiana Jones, es una mujer de acción que va a la aventura por el puro placer de la aventura. A la nueva Lara Croft, tanto en el videojuego como en la película, la quieren volver una heroína trágica, una chica “normal” (si por normal consideramos a una millonaria entrenada en diferentes disciplinas de supervivencia), que se ve envuelta en situaciones dramáticas fuera de su control… por su propia voluntad… ¿what?

Lord Croft en Tomb Raider

“Lara, escúchame bien, si no regreso del viaje quema toda mi investigación y no me busques. Pero si por alguna razón te aferras en buscarme, quemas mi investigación, tomas mucho dinero y contratas a profesionales… espero que no haya apagado el video antes de escuchar ese último mensaje…”

Square no ha decidido si quiere que su nueva Lara sea una heroína trágica o una mujer de acción, y esas incoherencias se notan. Lara actúa como si amara el peligro, como si constantemente lo enfrentara por su propia voluntad, por eso cuando llega el momento en el que la vemos quejándose de la situación en la que ella misma se metió, es difícil sufrir a su lado. Tampoco ayuda que en Tomb Raider todos los eventos negativos que le ocurren a los protagonistas son directa o indirectamente responsabilidad de la familia Croft, eso ya es lo suficientemente malo para empatizar con los personajes sin siquiera mencionar a todos los inocentes que se ven involucrados.

Lara Croft en Tomb Raider

“¡Cómo sufro!… por mi propia voluntad, ¡pero cómo sufro!”

Tomb Raider es una buena película de acción, pero es necesario que sus guionistas se decidan si van a querer que Lara sea una mujer amante del peligro o una heroína trágica, por lo que se lleva 3 marmotas que se arrojan de cara al peligro, y luego lloran por ello, de 5.  Sin embargo, considerando que ésta es una película basada en un videojuego, una calificación aprobatoria ya es un enorme logro.

Tres marmotas


Déjanos un comentario a travéz de facebook