“Y entonces están los robots gigantes y *clash*, y en eso llegan los aviones y *piu, piu*, y toda la ciudad *¡boom!*” —Michael Bay

Poster de Transformers

Reseña de Transformers de Michael Bay

Hace cantidades irregistrables de tiempo, los autobots, liderados por Optimus Prime, y los decepticons, liderados por Megatron, lucharon por la supremacía en el mecánico planeta de Cybertron, en una guerra de tal magnitud que terminó destruyéndolo todo. La Allspark (chispa suprema), un cubo que le confiere vida a los objetos mecánicos y la base de la civilización de Cybertron, fue perdida durante la batalla y de alguna forma llegó a la Tierra… ahora imagínense a un grupo de actores diciendo esto, de forma seria y dramática, como si se tratara de información valiosa de la que podría depender el futuro del mundo; un pobre intento de historia por parte de Hasbro, una fábrica de juguetes, desarrollada para vender figuras de acción que ni siquiera fabricaban ellos, sino que las importaban de Japón, y  además, eran parte de líneas de productos diferentes.

Hasbro

Sabes que las cosas empiezan mal cuando junto a casas productoras como Dreamworks y Paramount, la película te anuncia orgullosamente que fue desarrollada por una marca de juguetes.

Sam Witwicky (Shia LaBeouf), nieto del célebre explorador, Archibald Amundsen Witwicky, junto a la intrépida y muy agradable a la vista (a diferencia de Sam) Mikaela Banes (Megan Fox), junto a un montón de personajes genéricos y dolorosamente estereotípicos, quienes actúan de acuerdo a lo que la televisión dice que hace la gente de su raza, intentarán alejar la “Chispa Suprema” de las manos de Megatron para impedir que se levanten las máquinas y aniquilen a la especie humana.

Transformers es una de las franquicias de películas más despreciadas, y se lo tiene bien merecido.

Para empezar, la mayoría de los personajes son horribles, pareciera que Michael Bay confunde lo que es ser gracioso con ser molesto. Y el peor de todos ellos es el mismísimo protagonista:

Al personaje lo introducen intentando malbaratar, en medio de una presentación de proyecto de clase, las reliquias de su abuelo para comprarse un auto, y sólo unos instantes después usando chantaje emocional con su maestro para obtener la calificación que quiere.  Desde el primer instante el sujeto resulta chocante, aunque supongo que Sam no puede evitar ser un avaro dispuesto a vender las pertenencias de su familia por una pequeña ganancia, después de todo, es judío. ¿Verdad, Michael Bay? ¿Verdad que así actúan los judíos?

Sam en Transformers

“Si no les interesan mis reliquias familiares también estoy ofreciendo uno de los riñones de mi madre. Ya está un poco vieja, pero no toma alcohol ni está en algún tipo de medicamento…”

Shia LaBeouf ha recibido mucho odio durante su carrera como actor, y creo que todo comienza con su actuación como Sam Witwicky. No es de extrañar que Bumblebee, el único personaje que no habla, resulte el más carismático de todos.

Las escenas de acción en las que aparecen los transformers, y que deberían ser la cereza en el pastel de una película de acción que se llama “Transformers”, son confusas al nivel de volverse incoherentes:

Los transformers no son seres humanos o criaturas cuyas acciones el público esté acostumbrado a reconocer de un vistazo, a eso hay que sumarle que tienen partes móviles en todo el cuerpo, a eso hay que sumarle que son predominantemente color cromo, un color que refleja la luz, a eso hay que sumarle que les gusta pelear a golpes, y a eso, todavía, hay que sumarle la velocidad de sus movimientos caóticos y la maldita shaky cam. Cuando uno ve a los transformers peleando, no se sabe quién le está pegando a quién, dónde le pegó, o cuál fue el resultado del golpe.

Acción en Transformers

No estoy seguro de lo que está pasando, pero veo cosas brillantes volando por todos lados, así es que voy a suponer que me estoy divirtiendo.

Sin embargo, Transformers también tiene cosas buenas:

Sorpresivamente, la representación de la mujer en la película es bastante aceptable, y hasta progresista: Mikaela, quien de inicio pareciera sólo una cara bonita, tiene toda una interesante historia de fondo, además de ser lo suficientemente intrépida para resolver las situaciones cuando Sam queda paralizado de miedo o desesperación. Maggie Madsen (Rachael Taylor), la mejor analista del departamento de defensa, es el factor decisivo para que el gobierno se mueva ante la amenaza de los decepticons… aunque al final necesita la ayuda de un amigo hacker, tan estereotípicamente negro, que me extraña que no lo presentaran con una cubeta de pollo frito bajo el brazo.

Mikaela en Transformers

Mikaela utilizando habilidades justificadas mediante su historia personal para salvar al inútil de su hombre… otra vez…

Cuando no hay indiferenciables máquinas gigantes golpeándose a gran velocidad, las escenas de acción son bastante entretenidas, y después de 10 años de su estreno, los efectos especiales se siguen viendo bien.

Además, cuando uno hace a un lado sus términos ridículos como “autobots”, “decepticons” y “la chispa suprema”, la historia es sorpresivamente razonable. En especial me gusta cómo justifican la similitud de estos robots extraterrestres con nuestros vehículos terrícolas: El detalle está en que ellos no parecen autos, nuestros autos se parecen a ellos. Y de hecho, entre tanto estereotipo racista, hay algunos chistes bastantes buenos que me sacaron más risas que la película de comedia promedio.

Pero creo que en lo que realmente triunfa Transformers, es en la forma en la que te muestra a los robots gigantes: Las tomas son desde abajo, para poder apreciar la grandeza de estos monstruos metálicos. Y cada vez que entra a escena, por ejemplo, Optimus Prime, siempre hay un tono de solemnidad, para que el público esté seguro que va a presenciar algo verdaderamente impresionante.

Optimus Prime en Transformers

El imponente Optimus Prime

Por todo lo anterior, Tranformers se lleva 3 marmotas que poseen la “Chispa Suprema” de 5.

Tres marmotas

 

 

P.D.: ¿Por qué Michael Bay no utilizó “The Touch” de Stan Bush en la película, eso le hubiera aumentado automáticamente una marmota.


Déjanos un comentario a travéz de facebook